CSIF critica las condiciones de apertura del consultorio La Salera y reclama responsabilidad a Sanitat y al Ayuntamiento
El sindicato exige la adecuación de los espacios reabiertos para que las medidas de higiene y seguridad no sean aleatorias
15 de Julio de 2020

El sindicato CSIF advierte que la reapertura de centros de salud y consultorios de Castellón no se está llevando a cabo con la diligencia exigida en el actual escenario de rebrotes del COVID19. La Central Sindical denuncia que las nuevas medidas administrativas en Atención Primaria y las reivindicaciones vecinales -que estaban teniendo que hacer largos desplazamientos por el cierre de muchos consultorios periféricos y de barrio - “no puede llevarse a cabo como si no hubiésemos aprendido nada en estos 4 meses de pandemia”. CSIF muestra su indignación por las condiciones en que se están abriendo al público algunos de estos establecimientos sanitarios. Pone como ejemplo el consultorio de La Salera, uno de los tres consultorios que dependen del Centro de Salud Pintor Sorolla y que, desde el pasado lunes día 13 de julio ha reabierto sus puertas para dar atención presencial a los vecinos de La Salera y también de Benadressa y el Grupo Reyes, que hasta ahora tenían que desplazarse hasta el CS Pintor Sorolla, a 6 y 4 kilómetros de distancia, respectivamente, lo que generaba un importante malestar entre usuarios y tensiones innecesarias.


Sin embargo, la vuelta al consultorio ha dejado perplejos a profesionales sanitarios y ciudadanos que acuden a este espacio sito en el Edificio Urban de la capital de La Plana. Para habilitar el llamado circuito COVID, que divide la ruta trazada para de atención de posibles contagios, del tránsito de usuarios con otras patologías, “han puesto media docena de sillas como separador y las atan con cinta de balizar”, algo que el sindicato ha calificado de “intolerable” porque “no se pueden consentir este tipo de improvisaciones 4 meses después de una pandemia de dimensiones planetarias”. Desde el sindicato añaden que, además, no el único problema grave detectado en el centro sanitario. “Se está pasando consulta con las ventanillas abiertas de par en par, en pleno mes de julio, porque no funcionan los aires acondicionados y el calor es extremo”, “unas condiciones de higiene y salubridad que son sencillamente inasumibles en el actual escenario de rebrotes y medidas de atención sanitaria extraordinarias” manifiestan. CSIF aclara que el centro es de propiedad municipal, por lo que pide a la administración local y a la conselleria que se pongan de acuerdo, a la mayor brevedad, para solucionar cada una de las deficiencias en materia de seguridad e higiene, con especial atención al cumplimiento estricto de las distancias sociales y los protocolos del COVID19.