CSIF advierte que la ‘nueva normalidad’ precisa de más vehículos sanitarios para atención domiciliaria
Los profesionales explican que los coches tienen que ser adaptados y no pueden dedicarse a diferentes servicios
18 de Mayo de 2020

El sindicato CSIF ha advertido que la desescalada que lleva a la llamada nueva normalidad, según la evolución de la pandemia del COVID19, implica una serie de modificaciones importantes en la utilización de vehículos sanitarios para atención domiciliaria. En la Comunitat, estos vehículos son los propios coches particulares de los médicos que se venían desplazando con ellos hasta los domicilios particulares.

Sin embargo, con la nueva realidad asistencial “se han modificado protocolos y se han tenido que adaptar estos usos en la atención domiciliaria de enfermos respiratorios” (síntomas de coronavirus) explica la Central Sindical.

“Los coches de urgencias que la Generalitat compró recientemente han sido adaptados y se ha acondicionado su maletero para transportar el material contaminado en contenedores, pero ello hace que con este mismo vehículo no se pueda cubrir otras atenciones domiciliarias”, de modo que, como afirma el sindicato “el personal sanitario se verá obligado a utilizar su coche particular para ir a los domicilios” porque tampoco hay tiempo entre ‘visitas’ para una completa desinfección de los utilitarios.


Esta situación – añaden- ya está generando problemas en la gestión de los avisos de Castellón de la Plana además de en consultorios como los de Vilavella, Moncofa y el Centro de Salud de Nules. “El hecho de que en el actual escenario el personal sanitario use el mismo vehículo en el que luego transporta a su familia representa un peligro de contagio alto y se necesitan soluciones urgentes” subrayan desde estos centros.

Así, CSIF pide a la conselleria de Sanitat que aclare la normativa que implica que los médicos utilicen su propio coche en estas circunstancias de pandemia y reclama soluciones provisionales, como la contratación de taxis dedicados, hasta que se disponga de una flota suficiente y adaptada a todas las casuísticas.

No hay coches para visitas domiciliarias en la provincia

Del total de los 109 vehículos comprados con retraso por la Generalitat Valenciana a finales de 2019, y en cumplimiento del acuerdo suscrito el 14 de septiembre de 2018, con el fin de mejorar las condiciones laborales del personal sanitario de los Equipos de Atención Primaria, 23 vehículos fueron distribuidos por la provincia de Castellón. Estos vehículos son sin embargo “para urgencias domiciliarias” matiza CSIF, por lo que no se deben usar para los seguimiento de pacientes afectados por el COVID19 que puedan requerir atención en sus respectivos domicilios. Si solo hay coches de urgencias, y no hay coches de Atención domiciliaria, se llega a la situación actual: coches de urgencias usados para atención domiciliaria en casos de COVID (por tanto las urgencias comunes no se pueden realizar en estos mismos vehículos sin desinfectar) y/o sanitarios en sus coches particulares realizando visitas con el riesgo que conlleva.