CSIF reclama la intervención de la Inspección de Trabajo para verificar la desescalada en las prisiones de Castellón
El sindicato insta a revisar los protocolos en la vuelta de los talleres productivos de Albocàsser al detectar que se incumple la normativa
15 de Mayo de 2020

El sindicato CSIF ha pedido a la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social su intervención en Centro Penitenciario Castellon II (Albocàsser) para comprobar el cumplimiento de la normativa sobre prevención de riesgos laborales durante el actual escenario de alerta sanitaria por el COVID19.

La organización más representativa en las Administraciones Públicas exige así “verificar que se vela por la integridad tanto de internos y funcionarios de prisiones, como de los empleados de empresas externas que participan en los talleres laborales”. Desde la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (Ministerio del Interior), se ha permitido la reanudación de la actividad de los centros laborales de estas características en diversas prisiones, levantando así parcialmente la suspensión de la actividad productiva de bienes materiales ‘no esenciales’ paralizada durante el Estado de Alarma por el Real Decreto 463/2020.

Según aclara CSIF, “en el documento del Ministerio del Interior cuyo anexo enumera los talleres penitenciarios y empresas autorizadas a reanudar la actividad, no figura Castelló II”. Sin embargo -continúan -comprobamos con asombro que se ha reactivado la producción en el centro penitenciario y accede a las instalaciones la mercantil que tiene el contrato”. El sindicato recuerda la especial sensibilidad de los centros penitenciarios en su exposición a agentes biológicos y advierte de la necesidad de minimizar riesgos para evitar una propagación descontrolada entre la población reclusa y la plantilla.


El sindicato especifica que “en el momento en que figure publicado en el listado de talleres penitenciarios del Ministerio del Interior, Castellón retomará esta actividad en sus cárceles pero, entretanto, no podemos asistir a una reanudación de la actividad laboral sin control”. Añaden que “como paso previo se intercambien y compartan informes de riesgos laborales entre las partes implicadas y con los sindicatos”.

En este sentido CSIF, que ya reclamó el reparto masivo de EPIs, lamenta que la dirección de Castellón II no ha instalado ningún protocolo sanitario preventivo en los accesos a los talleres ni para internos y empleados de la prisión ni para personal de la empresa externa. “No hay medidas de desinfección de vehículos que acceden al interior, no se toma la temperatura a las personas, no se conoce si los suministros y materiales, así como las herramientas y enseres que pasan a la prisión por el muelle, están superando ningún tipo de control”.

Por todo ello, CSIF confía que la intervención de la Inspección de Trabajo pueda tranquilizar a los empleados públicos, empresas y reclusos que forman parte de estos talleres productivos.

La Fase 1 en las prisiones

El sindicato recuerda, por último, que esta reanudación de los talleres coincidirá con la desescalada y la reanudación de las comunicaciones en los locutorios de las prisiones una vez Castellón entre en la Fase 1 del Plan del Gobierno, de modo que propone “salvaguardar la salud de los profesionales más vulnerables y grupos de riesgo, eximiendo del servicio presencial a diabéticos o enfermos cardiovasculares”.

En Fase 1, además de los locutorios, se restablecerán los permisos de salida para reclusos, tanto ordinarios como extraordinarios y se realizarán de nuevo traslados, medidas que “en vista de la falta de garantías sanitarias, las consideramos prematuras” concluyen desde la Central Sindical.