CSIF pone en duda la efectividad de los test rápidos repartidos en Castellón
El sindicato critica que tienen una sensibilidad de apenas el 64% por lo que su resultado no descarta que se pueda estar infectado
04 de Mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios afirma que los test rápidos que se están haciendo en los distintos departamentos de salud de Castellón “no garantizan que la persona que ha dado negativo no pueda estar realmente infectada” por lo que su escasa fiabilidad los convierte en una prueba de poca utilidad a juicio de CSIF.

El sindicato explica que esta incertidumbre se está dando, por ejemplo, en el caso de los sanitarios contagiados en la provincia que deben reincorporarse a su puesto de trabajo. Pero más allá de la posibilidad de que un elevado número de infectados- derivado del 36% de margen de error- podrían reincorporarse al trabajo como agentes contagiosos, la paradoja mayor radica en los casos que arrojan un resultado positivo por COVID19 en estas pruebas procedentes de China repartidas por el Ministerio de Sanidad.

Se trata de los test fabricados por una empresa de Guangzhou que, según la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y el Instituto de Salud Carlos III, no revelan resultados aceptables al tener una sensibilidad por debajo del 70%.


De hecho, si el test da positivo se realizan pruebas complementarias (Test ELISA) porque los test rápidos no determinan la fase de la enfermedad. Conocer el estadio de evolución del contagio es fundamental ya que existen hasta 8 significados clínicos en función de los datos que arroja la prueba sobre Inmunoglobina M (IgM) e Inmunoglobina G (IgG). “A grandes rasgos, esto determina si generaremos anticuerpos, si estamos en fases iniciales de contagio, si desaparece del organismo o si la situación es intermedia” explica CSIF.

Ante este panorama, el sindicato se pregunta de qué sirven si en ningún caso garantizan datos aclaratorios y requieren de pruebas más fiables. Añade CSIF que, en Cataluña, estos mismos test ya han sido desechados por falta de sensibilidad “y nos los traen a Castellón” en lugar de unificar criterios y avalar una vuelta a las relaciones sociales con un mínimo de seguridad.

“Iniciaremos la desescalada- concluye CSIF- sin la tranquilidad de saber que al menos los curados lo están realmente y no hay riesgo de que todo vuelva a reiniciarse”.

Ver Galería