CSIF: “Sanitat ha repartido a los sanitarios de Castellón una partida de mascarillas sin comprobar su homologación”
El sindicato exige retirarlas y pide test urgentes para los profesionales que las han utilizado durante una semana completa
21 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha detectado en Castellón una partida de mascarillas, adquirida a la central de compras de la Generalitat Valenciana, y que tras repartirse en varios departamentos de Salud, se comprueba que no cuentan con los avales normativos ni la homologación de la FDA de acuerdo con su descripción.

El sindicato CSIF ha elevado formalmente una petición a la Conselleria de Sanidad ya que “se ha podido comprobar que no están avaladas por las normas europeas (en concreto por la UNE 1492001+A1) ni están homologadas por la National Institutes of Occupational Safety and Health (NIOSH) de la FDA”.

Aunque en un principio la central sindical fue informada de que estos elementos de protección habían sido repartidos únicamente en Alicante, hoy ha podido confirmar que varios centros de Salud de Castellón como es el caso de Palleter, llevan una semana utilizando estas mascarillas. Según informa el sindicato, otros consultorios como Barranquet, Grao, Almassora y Borriol han podido recibir mascarillas del mismo lote.


“Pese a correrse el riesgo de que no protejan al personal, han llegado incluso a la UCI del Hospital General” explica CSIF. Estas mascarillas son fácilmente identificables por su color azul y porque el envoltorio está rotulado en portugués, ya que se trata de material procedente de Brasil, de uso industrial, y que aparece en portales de venta online del gigante sudamericano al precio de 3,20€ la mascarilla (18,50 reales brasileños).

En la provincia de Alicante, el Instituto Tecnológico del Textil (AITEX) ha sido el encargado de retirar las mascarillas para estudiar su validación, lo que demuestra las dudas sobre su procedencia que tiene la propia GVA. En Castellón, se ha comenzado a advertir desde conselleria que no se usen a través de mensajes de whatsapp a coordinadores, sin más instrucciones, por lo que además de retirarlas, el sindicato pide que Sanitat realice los test oportunos a las personas que hayan usado dichas mascarillas estando en contacto con pacientes enfermos por Covid-19. El sindicato lamenta que “Sanitat está tratando de culpar a los directores económicos de los departamentos de Salud por el material que reparten, cuando la realidad es que estos solo acceden al catálogo que les facilita la conselleria en su central de compras”.

“Se trata de la enésima gran metedura de pata de las administraciones en pocos días“ aseguran desde CSIF, en referencia a la reciente orden de retirada urgente, por falta de seguridad, de 16.000 mascarillas FFP2 repartidas por parte del Ministerio de Sanidad. El sindicato, que ya ha presentado una denuncia por prevaricación relacionada con el reparto y provisión del material de protección a sanitaros durante la pandemia, estudia la relevancia de este nuevo y grave error.