CSIF denuncia una nueva agresión a funcionarios de prisiones en Albocàsser
La falta de funcionarios se hace evidente y el suceso coincide con el traslado de 26 funcionarios de Castellón a otras cárceles del país
04 de Febrero de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios informa de un nuevo capítulo de violencia en el establecimiento penitenciario de Albocàsser. Se trata del enésimo incidente registrado en los últimos meses y ha tenido lugar a las 12:30 horas de este martes, 4 de febrero, en el módulo 13 del Centro Penitenciario de Castelló II. Los funcionarios de servicio han observado una discusión entre internos que se ha producido en el patio y han intervenido, como establece el protocolo, para que el incidente no fuese a mayores. Lo han sofocado aislando al interno más agitado del resto de la población reclusa, y tratando de calmarle hasta la llegada del Jefe de Servicios.

“Es en el momento en que se va a proceder a hacerle el cacheo reglamentario cuando el reo se niega, abalanzándose sobre los funcionarios, soltando puñetazos, patadas, y empujando al Jeje de Servicios que recibe un fuerte golpe en la espalda” explican. Un funcionario recibe un puñetazo en la cara, y a otro le desgarra el jersey y la camisa demostrando importante agresividad. “Ante el cariz y la gravedad de la situación ha sido necesario reclamar la presencia de más funcionarios del resto de módulos del centro para poder reducir al interno y trasladarlo al Departamento de Aislamiento” prosiguen. Logrado este objetivo, se consigue devolver el centro a la normalidad.


“Una vez más la profesionalidad y la rápida intervención de los funcionarios ha evitado que el incidente tuviese un nefasto desenlace” – argumenta CSIF- que critica con vehemencia que “esta misma semana la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha decido trasladar a 26 funcionarios a otras prisiones de resto de España porque cree que en el Centro Penitenciario Castellón II nos sobran efectivos”.

Este tipo de incidentes son consecuencia de la escasez de funcionarios y “también están relacionados con la nula formación que se está impartiendo para afrontar situaciones de peligro” añaden desde el sindicato. Critican, además, que este tipo de agresiones “salen gratis” al interno porque en el colectivo siguen sin ser considerados agentes de la autoridad.

Los problemas del penal de Castellón no se reducen al área de vigilancia. También el área sanitaria atraviesa una situación dramática con apenas tres médicos para una población reclusa de 1.400 internos. “Esto provoca deficiencias tan graves como que se tenga que repartir la medicación los viernes para todo el fin de semana, dando lugar a episodios de intoxicación que a veces llevan aparejados capítulos de violencia o la ingesta de golpe de toda la medicación poniendo en riesgo la propia salud de los internos.

CSIF reclama un diálogo efectivo con la administración y que las cárceles de Castellón dejen de ser protagonistas de la actualidad por los constantes incidentes a los que se llega por una lamentable política de recursos humanos.