CSIF critica que el protocolo del CICU para las emergencias sanitarias pone en riesgo vital a los pacientes graves
Las instrucciones descontentan a muchos médicos y acaba perjudicando a los pacientes al disiparse la responsabilidad entre las partes
12 de Septiembre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) asegura que ha empeorado notablemente la atención de las emergencias sanitarias realizadas por el CICU-112. Desde hace unos meses, la Dirección del Servicio de Emergencias Sanitarias de la Comunitat ha ordenado a los Centros de Coordinación que antes de remitir un vehículo (SAMU O SVB) primero tiene que ser valorado el paciente por el médico del Centro de Salud. “Esto supone que ante un aviso se llama al médico de atención primaria, y no mandan un SAMU hasta que el médico llega al domicilio del paciente, lo ha examinado y ha confirmado la gravedad, solo en ese momento el CICU envía a la SAMU”, explican. “Esto sin duda alguna dilata innecesariamente la atención de patologías gravísimas, como los infartos o los ictus. Algo que nunca había pasado hasta ahora” aseguran.


Tal y como explica el sindicato, se pueden dar situaciones muy lamentables y pone un ejemplo de un médico de una residencia de ancianos que llama para que envíen una SAMU porque un paciente esta inconsciente y muy grave, el CICU se niega en virtud de las instrucciones recibidas, y en vez de enviar al SAMU, se llama a la médico del pueblo para que vaya a ver al paciente. La doctora se desplaza y pide también un SAMU y cuando este llega el paciente acaba de fallecer. Esta situación es muy realista porque el tiempo de respuesta, en muchos casos, es fundamental.

Otra circunstancia similar aunque sin riesgo vital y verificada por CSIF, es la de un vecino del área rural El Palmeral en Llíria que quedó postrado inmóvil más de 14 horas en el suelo de su casa, tras una grave crisis lumbar. Al solicitar atención médica vía telefónica, el Centro de Salud negó la asistencia, ni ambulancia ni médico, excusándose en Sanitat no facilitaba vehículo al médico y alegando además que “el médico de guardia no conocía la zona ni disponía de un terminal con GPS para la localización”. El paciente quedó en el suelo sin auxilio hasta que un familiar pudo acudir a la vivienda al día siguiente y trasladarlo. Tras la queja formal del usuario ni Centro de Salud ni Ayuntamiento (PSPV y Compromís-MOVE), han hecho nada aún por garantizar la asistencia en esta colonia alejada del núcleo urbano.

“Antes de estos graves desatinos- aclara el sindicato- el CICU enviaba directamente al SAMU o bien el médico del Centro de Salud podía, tras hablar con el familiar, valorar la gravedad y pedir que enviaran o no el vehículo SAMU. Este cambio de criterio, “se está pasando por alto y puede costar lesiones graves y en muchos casos incluso vidas” afirman.

CSIF responsabiliza a los directivos y la conselleria de Sanitat “ya que los propios médicos y enfermeros SAMU se quejan de este cambio en la gestión de la emergencia”.

Más allá de la politización que está minando la Sanitat, el sindicato apela a la cordura de todos los agentes implicados para que la calidad asistencial no pueda depender de decisiones personales, de que haya un coche, de que se tenga un móvil o del uso del GPS, “es la Administración quien debe preservar que lo primero sean la atención y que haya recursos disponibles” concluye.