CSIF advierte que la llegada de la gripe puede poner “patas arriba” todos los servicios sanitarios de Castellón
El sindicato denuncia la pasividad de Sanitat y asegura que el caos en Atención Primaria requiere de soluciones urgentes

23 de Enero de 2019

La política de la Consellería de Sanidad de no sustituir al personal sanitario cuando está enfermo o con permisos origina una sobrecarga asistencial para el personal médico que el sindicato tilda de inaceptable en estos momentos, “una afrenta que están sufriendo tanto los profesionales como los usuarios” matizan.

El sindicato, que hoy ha participado junto a las Sociedades Científicas en una concentración de protesta por la situación de la Atención Primaria, a las puertas del Centro de Salud de Palleter, lleva años reclamando el cumplimiento de la normativa que regula la carga de trabajo de los médicos y que Sanitat “vulnera a diario”.“Ni sustituyen, ni refuerzan plantillas, porque parece que les es indiferente el malestar de los profesionales y las interminables listas de espera que tenemos que sufrir los usuarios, porque al final todos somos usuarios” explica Vicente Navarro, portavoz de Sanitat de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios.


El número de pacientes que se asigna a cada médico en muchos centros supera el máximo (1.500 SIP asignados por médico), y citan ejemplos como el Consultorio del Raval, consultorio de Borriol o los médicos del Centro de Salud de Illes Columbretes con un cupo por médico que oscila de 1750 a 2000 pacientes.

Las carencias en infraestructuras en algunos centros hace que no haya consulta para todos los médicos y tengan que compartirse las mismas, y en este caso se refieren al Centro de Salud de Fernando el Católico, Palleter o Rafalafena, todos ellos en Castellón.

CSIF ya ha denunciado ante la opinión pública la falta de voluntad de la Consellería de Sanidad para solucionar la saturación de los centros de salud y consultorios, teniendo en su mano herramientas para evitar el colapso, herramientas que CSIF ha puesto de manifiesto reiteradamente, y que son sustitución del personal o la acumulación voluntaria de cupos en diferente horario con aplicación de los decretos de 2006 y 2008.

“Como la sustitución o la acumulación voluntaria de cupos en distinto horario tiene un coste económico, la administración no lo hace, y mantiene una presión asistencial que frecuentemente llega a estar por encima de los 40 pacientes diarios por doctor”. “Y no ha llegado todavía la gripe” advierten.

CSIF exige por enésima vez que el Consell garantice el derecho a una salud digna contemplado en la propia Constitución Española.