CSI·F denuncia la incesante persecución del personal no afín al gobierno municipal de Vinaròs
El sindicato ya criticó hace un año una campaña contra empleados públicos

15 de Junio de 2016

El sindicato CSI·F alerta de que el Ayuntamiento de Vinaròs prosigue con su “venganza política” contra personal municipal que considera heredado de la anterior corporación, lo que el sindicato califica de intolerable. Según CSI·F, el ejecutivo de la capital del Baix Maestrat maneja 'listas negras' con nombres y apellidos a los que “se les está haciendo la vida imposible desde que ganaron las elecciones”.

La Central Sindical, mayoritaria en la Policía Local de Vinaròs, advierte de la necesidad de frenar estas prácticas y acabar con la estigmatización de empleados públicos. Aseguran que, desde la llegada a la alcaldía de Enrique Pla Valls, se han creado nuevas patrullas, modificado horarios de personal y reorganizado servicios completos “sin contar con las secciones sindicales como marca el reglamento del cuerpo y sin atenerse a la negociación que establece la propia normativa del Colectivo de Personal del Ayuntamiento de Vinaròs”.


“Todo ello- añaden- se hace con el único afán de desarticular la anterior estructura del cuerpo, sin atender a los prejuicios que puede suponer para la atención ciudadana”. Tras cambios de adscripción de varios agentes a dedo, se suprimió la Policía de Barrio y la Policía de Tráfico y Medio Ambiente, asignando estas tareas discreccionalmente y de manera velada a otros agentes. CSI·F considera el cuerpo de Policía está volviendo a una estructura anacrónica y sin especialidades que es rígida y obsoleta para un municipio del tamaño de Vinaròs.

El sindicato solicita por último un análisis de los recursos humanos y las necesidades ciudadanas y que para cualquier modificación se utilicen los cauces normativos y el diálogo sindical, nunca la decisión arbitraria de alcaldía.