CSI·F insta a Bienestar a actuar con ‘decencia’ en Lledó
El Consell no mejora edificios que se caen a trozos pero se empeña en reformar íntegramente esta residencia que no lo necesita
16 de Mayo de 2016
Foto CSI·F

El sindicato CSI·F urge a la Conselleria de Bienestar a “escuchar a los protagonistas” y atender las demandas de usuarios y profesionales que trabajan cada día en el Centro de Personas Mayores Dependientes sito en la calle Jover de Castellón.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) afirma que tanto trabajadores como las familias de los 45 dependientes que viven en esta residencia “han explicado por activa y por pasiva que tras la reciente remodelación de las instalaciones no hay ninguna razón asistencial para que no se siga prestando el servicio en el edificio de la calle Jover”. Añaden que “si además se cumple con toda la normativa es incomprensible que el Consell decida unilateralmente trasladar a estos 45 ancianos de su hogar y cambiar el destino de sus cuidadores” cuando, como recalcan desde CSI·F, “hay otros centros que se caen a pedazos por falta de mantenimiento o se pagan alquileres desorbitados en establecimientos que ni siquiera cumplen con las normas de accesibilidad”.


Tras una protesta organizada por familiares y sindicatos a las puertas del centro, los responsables de CSI·F han explicado que “el empecinamiento de Bienestar podría responder a intereses que nada tienen que ver con cuidado de los ancianos y si posiblemente con el urbanismo y los 3 millones de euros que se quieren invertir rehacer un centro que está en buenas condiciones”. Animan a la conselleria a gastarlos en un nuevo edificio en una ubicación distinta y después trasladar a plantilla y usuarios. “Cerrar 3 años la residencia-explican- es una falta de respeto para trabajadores y sobre todo un maltrato a los mayores dependientes que tienen aquí su hogar”.

En este sentido se manifiesta la portavoz de las familias, Raquel Escribano, que afirma que “si cierran ningún anciano volverá ya a su hogar” porque son muy mayores y están delicados. Además, insiste en que “a día de hoy nadie de la Administración nos ha dado a los familiares ni un solo argumento que justifique el cierre” y recuerda que cada año se aprueban las inspecciones de seguridad y los controles de calidad pertinentes. Escribano se refiere también al “carácter único de Lledó” y habla del centro como un caso de éxito que en lugar de fomentarse se quiere destruir. “La especial sensibilidad de estos cuidadores y su vínculo con los mayores no puede romperse, estuvimos años esperando por estas plazas y es el único centro donde profesionales y familia se encargan conjuntamente de los mayores y de su felicidad en esa última etapa de la vida. La portavoz pide por ‘ultimo que “inviertan ese dinero en duplicar las plazas de Lledó y exportar este modelo” pues eso sí demostraría, a su entender, delicadeza y humanidad.

Más de un centenar de familiares y de trabajadores representados por las fuerzas sindicales en Comité de Empresa y Junta de Personal, han rechazado unánimemente el cierre del edificio y defienden una inversión responsable, bien sea en un nuevo centro o en otras mejoras asistenciales del sector que en ningún caso conlleven el cierre del establecimiento de la calle Jover y los perjuicios asistenciales que ello generaría.

Tras la concentración de hoy a las puertas de la residencia y según CSI·F “las protestas seguirán mientras la conselleria no de las explicaciones oportunas e invierta el dinero de los contribuyentes de manera responsable” concluyen.