COVIAR, PROSEGUR Y SECURITAS, de nuevo en el punto de mira
03 de Enero de 2020

Terminado el 2019, CSIF Navarra ha comunicado a los organismos oportunos, la total falta de seriedad con que se toman su cometido las empresas de seguridad COVIAR, PROSEGUR Y SECURITAS.

Desde el área de seguridad privada de CSIF Navarra, consideramos que ninguna de ellas ha cumplido con la entrega de cuadrantes anuales como establece el convenio colectivo del sector de empresas de seguridad privada.

SECURITAS no solo los ha entregado tarde, sino que los cuadrantes no mantienen el oportuno equilibrio entre todos los vigilantes que realizan el servicio respecto a frecuencia de trabajo, descansos y turnos, que no es ni más ni menos que lo que establece el convenio.

Además hasta los cuadrantes mensuales son modificados constantemente sin tener en cuenta los cinco días de preaviso por jornada irregular como establece el Estatuto de los trabajadores.

Todo esto con mayor incidencia en servicios relacionados con el corte inglés.

Con PROSEGUR es más de lo mismo o incluso peor. Esta empresa no ha entregado los cuadrantes anuales a los que está obligada por convenio colectivo.

El trato que se dispensa a muchos trabajadores es totalmente inadecuado, y para refrendar esta afirmación, unos ejemplos:

Vigilante de seguridad de servicio solicita a su responsable directo que le manden un relevo para poder llevar a su hijo pequeño a urgencias, resultado: aún está esperando el relevo.

Vigilante de seguridad que pasa subrogado a PROSEGUR con jornada reducida, resultado: PROSEGUR no lo respeta.

La trabajadora causa baja en la empresa por modificación sustancial de condiciones. Dos meses después no ha cobrado la indemnización ni el finiquito.

Y ya por último COVIAR. Lo de esta empresa es una pesadilla para la mayoría de vigilantes de seguridad destinados en la prisión de Pamplona.

COVIAR se ha inventado las vacaciones de la plantilla para entregar el cuadrante anual a tiempo y no ser sancionada.¿¿??

Y pretendía que para que tuvieran un cuadrante anual justo retirasen denuncias pasadas, entre otras peticiones.

Cuando una empresa se acostumbra a incumplir las normas de forma reiterada, a veces con la connivencia de algunas organizaciones sindicales, pueden pensar que les va a funcionar siempre. Pero acaban topando con trabajadores hartos de que les pisoteen sus derechos defendidos por sindicatos que cumplen su cometido y ello conduce para dichas empresas a sanciones y descrédito. No puede haber mayor descrédito para una empresa que se dedica a dar seguridad a personas y bienes, que no ser capaz de proporcionar la seguridad de sus propios empleados.