CSIF exige el fin de los impedimentos a los vigilantes de seguridad de Loomis por parte de la Policía Local de Sanlúcar
25 de Julio de 2018
  • El sindicato pide al Ayuntamiento que permita el acceso a calles peatonales de las furgonetas con dinero en efectivo para salvaguardar la integridad de los trabajadores y de los propios ciudadanos
  • La sección sindical ha denunciado la situación –que vulnera la legislación de seguridad ciudadana- a los responsables de la empresa para que busquen una solución

Sanlúcar de Barrameda, 24 de julio de 2018

Desde hace unas semanas, los trabajadores de Loomis en Sanlúcar, encargados de la retirada de fondos (dinero en efectivo) de bancos y otras empresas, se ven obligados a caminar casi un kilómetro con las bolsas de dinero a cuestas, dado que la Policía Local, por orden del concejal responsable, les impide entrar con la furgoneta blindada en las calles peatonales del centro de la ciudad. CSIF no entiende cómo el concejal de Seguridad Ciudadana ha tomado la decisión de prohibir la entrada a los vehículos blindados (cuyas paradas no duran más de diez minutos y se hacen a primera hora de la mañana), cuando siempre se ha permitido, ya que así lo exige la ley orgánica de seguridad ciudadana y la ley de seguridad privada. Desde la sección sindical de CSIF se quiere incidir en que esta situación pone en riesgo la integridad de los trabajadores y de los propios ciudadanos, lo que vulnera dicha ley, dado que los agentes son fácilmente reconocibles por su uniforme y caminarían portando unas bolsas que cualquier persona es capaz de deducir que van cargadas de dinero en efectivo, multiplicando las posibilidades de sufrir un atraco.

CSIF recuerda que la Policía Local está obligada por ley a facilitar la función de los vigilantes y darles protección, y no poner en peligro la vida tanto de este colectivo como de los viandantes. Los trabajadores aún tienen recientes diferentes atracos violentos que han terminado con el robo de dinero y vigilantes heridos.

La Central Sindical ha enviado ya un escrito al encargado de seguridad de la empresa Loomis Cádiz para que medie con el concejal de Seguridad Ciudadana (el cual hace caso omiso a las peticiones de los trabajadores) y el alcalde de Sanlúcar para encontrar una solución efectiva a esta situación. Mientras tanto, CSIF ya está estudiando las medidas legales que puedan seguir para poner fin a los impedimentos que sufren estos trabajadores en el ejercicio de sus funciones.