Correos inicia su propia desescalada sin la herramienta más importante: los test que detectan el COVID-19
El sindicato exige al Gobierno realizar test esta misma semana a todos los empleados de Correos
27 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que Correos inicia mañana martes, 28 de abril, su propio plan de desescalada sin test de detección frente al COVID-19 para toda la plantilla. La empresa reconoce abiertamente que no hay test para todos los empleados. El sindicato reivindica que un positivo sin síntomas puede originar contagio y que sólo una criba real puede aparcar definitivamente a la pandemia en el proceso de desescalada. La única manera de hacer la criba son los test de detección del virus.

CSIF exige al Gobierno realizar esta misma semana test de detección del COVID-19 en un servicio público como Correos, que fue declarado esencial desde el minuto 1 del Estado de Alarma y cuyos trabajadores han dado ejemplo en todo momento. En ese sentido CSIF ha logrado que los empleados mayores de 60 años, declarados como personal de riesgo por Sanidad, no se incorporen hasta el 11 de mayo. Correos quería hacerlo antes.

La empresa manifiesta que facilitará tres pares de guantes por empleado y una mascarilla al día. De hecho, ayer se publicó en el BOE el anuncio de licitación para la compra por Correos de 4.750.000 mascarillas para iniciar una desescalada que la empresa postal dividirá en tres fases. La primera comienza mañana con la idea de desatascar la paquetería que está acumulada con el 50% de las secciones de reparto y en oficinas se abrirá de 8,30 a 14,30 horas de lunes a viernes. La siguiente fase se iniciará la siguiente semana con el 100% de las secciones de reparto y con el horario de oficinas de 8,30 a 20,30 horas. Incluso, Correos valora hasta recuperar el trabajo en sábado si no hay orden en contra del Gobierno.