CSIF reivindica el valor del teletrabajo en las empresas públicas, que hasta ahora no lo admitían
# El sindicato entiende que, si hay una palabra que sale reforzada en esta crisis, ésa es TELETRABAJO

# Hasta ahora, las pruebas piloto, que se hacían, no terminaban de fructificar. Sin embargo, esta crisis ha demostrado sus posibilidades  

# "El primer muro al que se enfrentaba el teletrabajo era a la desconfianza"  
21 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, sindicato mas representativo en las administraciones públicas, reivindica el valor del teletrabajo en las empresas públicas desde la aprobación del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo. Un sector como el de las empresas públicas, que siempre ha sido remiso a esta práctica, sobrevive en esta época gracias a las posibilidades del teletrabajo. "El primer muro al que se enfrentaba el trabajo desde casa era la desconfianza. Pero esta crisis del COVID-19 nos ha demostrado que esa desconfianza no tiene motivo y que la responsabilidad de los empleados está por encima de la picaresca", explica Manuel González Molina, presidente del sector epe (entidades públicas estatales).

Hasta ahora, el teletrabajo había sido objeto en las empresas públicas de pruebas piloto que nunca terminaban de fructificar. Al final, siempre se enfrentaban a la desconfianza de los dirigentes. Sin embargo, ahora, que estas empresas han tenido que recurrir a él por obligación, CSIF reivindica que el trabajo desde casa está ofreciendo un rendimiento espectacular como, por ejemplo, demuestra que los primeros 20.000 millones de euros en avales, que el ICO (Instituto de Crédito Oficial) puso a disposición de pymes y autónomos este mes de abril, estuviesen listos desde el primer minuto. Todo ese trabajo lo hicieron los empleados desde casa.
CSIF juzga que si hay una palabra, que sale reforzada de esta crisis del COVID-19, ésa es la de teletrabajo. Su valor debe respetarse en el futuro. Todas las empresas públicas la han implantado, en la medida de lo posible, desde el inicio de la crisis y en todas ha sido un éxito. Correos, Renfe, Navantia, ADIF, hasta los servicios centrales de una empresa como Paradores (que lleva cerrada desde el 16 de marzo) nunca ha dejado de hacer teletrabajo que es lo que, entre otras razones, permite que los trabajadores cobren sus nóminas a fin de mes. Los departamentos de contabilidad de las empresas públicas siguen trabajando desde casa.