Aumenta la precariedad laboral y disminuye el profesorado estable en las universidades públicas españolas
- CSIF ya ha pedido a Manuel Castells eliminar la tasa de reposición y permitir amplias convocatorias de plazas de personal docente e investigador en las universidades públicas.
- El Ministerio de Universidades debe abrirse a negociar soluciones a la inestabilidad y precariedad del profesorado laboral temporal e interino
10 de Febrero de 2020

El sindicato denuncia las repercusiones negativas de la crisis económica en las plantillas del personal docente e investigador recogidas en el reciente informe “La Universidad Española en cifras 2019, Curso académico 2017/2018” elaborado por CRUE Universidades Españolas.

Resulta indudable que la recesión económica y la aplicación durante más de seis años (2012 a 2018) de la tasa de reposición en las universidades públicas se ha traducido en una reducción del profesorado estable y en un aumento de la precariedad laboral del profesorado contratado con el consiguiente empobrecimiento de sus rentas salariales.

Según los datos del informe de la CRUE, el personal docente e investigador funcionario ha perdido 8.288 efectivos en el período 2008 a 2017 lo que representa una caída del 16,20% del total de su plantilla inicial. Por el contrario, el profesorado con régimen de contratación laboral ha visto aumentar su participación en 8.637 personas lo que representa una subida del 18,43%. El colectivo de PDI laboral supone ya el 56,4% del total del profesorado universitario que alcanzó en 2017 la cifra de 98.362 personas. Estos datos vienen a reflejar de forma evidente el cambio de PDI funcionario por PDI laboral que se está produciendo en las universidades públicas españolas.

Insistiendo en la estulticia de la situación creada, CSIF destaca en este punto que el texto refundido de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) recoge en su Artículo 48.4 que “El personal docente e investigador contratado, computado en equivalencias a tiempo completo, no podrá superar el 49 por ciento del total de personal docente e investigador de la universidad”.

La evolución de los recursos humanos y el cambio de tendencia del régimen funcionarial al laboral han tenido también una repercusión directa en la dedicación laboral ya que la merma afecta mayoritariamente al profesorado con dedicación a tiempo completo (90,4%) y el aumento se produce en más de un 66% en contratos con dedicación a tiempo parcial. En esta línea hay que resaltar que el personal docente e investigador a tiempo parcial en las universidades públicas ha subido un 5,6% en los últimos nueve años.

Así, de 2008 a 2017, la categoría profesional con mayor presencia en el régimen funcionarial (Profesor Titular de Universidad) descendió un 2,2%, mientras que la más numerosa entre los contratados laborales (Profesor Asociado) se incrementó en un 4,2%.

Dispar evolución de las plantillas en las diferentes ramas de enseñanza. El informe de la CRUE refleja que durante estos últimos años se ha incrementado el profesorado de las áreas de conocimiento pertenecientes a Ciencias de la Salud (25,6%) y Sociales y Jurídicas (6,9%), mientras sufren descensos las plantillas de Ciencias (-19,1%) y Arquitectura e Ingeniería (-6,4%) lo que evidencia en qué ramas del conocimiento se han incrementado las matrículas y la relación que existe entre el desempeño docente y la dimensión de las plantillas de profesorado.

Por último, CSIF denuncia la uberización de las plantillas universitarias y ya ha pedido al ministro Manuel Castells acabar con la tasa de reposición y permitir amplias convocatorias de plazas de personal docente e investigador en las universidades públicas.