Condenado por un delito de abuso sexual
Un interno de la prisión Salto del Negro ha sido condenado por tocamientos a una funcionaria.
30 de Marzo de 2021

El sindicato CSIF califica la sentencia como ejemplarizante y dirigida a suscitar que estas situaciones no se vuelvan a producir.

El juzgado de lo Penal número 2 de Las Palmas de Gran Canaria dictó, el pasado día 19 de marzo, la sentencia por la que confirma la condena de un año de prisión, indemnización y orden de alejamiento de la víctima durante tres años; a un interno del Centro Penitenciario Las Palmas I, conocido por Salto del Negro, por un delito probado de abuso de carácter sexual a una funcionaria del referido centro penitenciario.

Los hechos que se produjeron en julio del pasado año 2020, cuando la funcionara acudió a comunicar el reparto de medicamentos a los internos, el ahora condenado, aprovechó en momento de la salida al patio para tocar con una de sus manos el glúteo de la funcionaria. La que de inmediato recrimina el acto al interno y, junto a su compañera, redactan el correspondiente parte de incidencias, del que se dio traslado a la autoridad judicial con la sentencia y condena ya reseñada en la vista celebrada el pasado 19 de marzo.

El sindicato CSIF mantiene una continuada reivindicación por la escasez de personal en los distintos centros penitenciarios, hasta el punto de que los actos regimentales se encuentre únicamente un funcionario o funcionaria entre cientos de internos, con el consiguiente incremento del grado de peligrosidad para salvaguardar su integridad física.

Igualmente, el sindicato CSIF lleva reclamando durante años al Gobierno del Estado, la consideración de autoridad a favor de los funcionarios y funcionarias de los Centros Penitenciarios. Nos es lógico que esta figura que le es reconocida a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los Jueces que juzgan a los detenidos por los primeros; no tenga la misma correlación con aquellos funcionarios y funcionarias que asumen su retención y custodia durante sus años de condena, y que además deben trabajar por la reeducación y reinserción social de los mismos. Pero, es más, el investir a estos funcionarios y funcionarias con el valor de agentes de autoridad, como medida disuasoria, disminuiría exponencialmente el número de agresiones que se sufren a diario en estos centros.

Canarias a, 20 de marzo de 2021.