El alcalde de Los Barrios miente de forma expresa al Defensor del Pueblo andaluz
13 de Mayo de 2011

CSIF considera que el primer edil no sabe distinguir entre garantizar los servicios de ocio y servicios básicos que los empleados públicos dan a los ciudadanos

CSIF considera inconcebible que el alcalde de Los Barrios mienta de forma expresa ante una figura que merece el máximo respeto como es el Defensor del Pueblo Andaluz: el escrito que el alcalde remite al Defensor del Pueblo tras la queja presentada por CSIF ante los impagos de nóminas, dice textualmente: “Para terminar, comunicarle que se suprimieron los gastos de alumbrado de ferias de Palmones, Guadacorte y Cortijillos, alumbrado navideño, actividades lúdico/festivas de verano, conciertos etc., etc., significándole que sólo los gastos de funcionamiento de esta Institución, y sentencias judiciales, son aparte de las nóminas los prioritarios”.

Desde CSIF pensamos que al alcalde de Los Barrios “la Feria lo confunde” y denunciamos que no sepa distinguir entre garantizar los servicios de ocio y servicios básicos que los empleados públicos dan a los ciudadanos.

Todos los empleados dependientes de este Ayuntamiento y sus empresas dan unos servicios básicos a los ciudadanos que no deben ser mermados por servicios de ocio en tiempos de crisis. Ante la situación económica de agonía que azota al Ayuntamiento es lógico y sensato garantizar en primer lugar los servicios de limpieza, seguridad ciudadana, servicios sociales, etc., sin embargo para el alcalde de Los Barrios es más importante los toros, las luces y los cohetes antes que pagar a los trabajadores que prestamos unos servicios de calidad a los ciudadanos, servicios que ellos demandan en el día a día y que por ley han de estar garantizados.

Mientras tanto, los trabajadores siguen sin cobrar sus nóminas de marzo y abril, sin expectativas de que se abonen en esta semana y los gastos de ocio se han producido mintiendo el alcalde al Defensor del Pueblo, a los trabajadores y a los ciudadanos. Quizás los ciudadanos de Palmones, los Cortijillos y Guadacorte sean ciudadanos de segunda, menos importantes para darles servicios de ocio. O quizás el alcalde no ha tenido tiempo de leerse el artículo 14 de nuestra Constitución, a pesar de haber jurado acatarla en su toma de posesión, el cual dice que todos los españoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Más sensato hubiese sido haber seguido la misma línea, justificándose en la crisis económica y reconociendo una mala gestión sin tener la necesidad de engañar a todo un pueblo que no se merece esta situación.
Así, CSIF pide al Alcalde que no practique el cinismo con esta Central Sindical que dice públicamente verdades como puños, que deje su arte de la falacia guardado en un cajón, ya que en los tiempos que vivimos está pasado de moda.