“No hay derecho a que los profesionales de la Sanidad paguen la frustración de algunos usuarios con actitudes violentas”
02 de Junio de 2021
  • El sector de Sanidad de CSIF Cádiz, junto a delegados de otros sindicatos y trabajadores del Centro de Salud Ribera del Muelle, han realizado un paro de cinco minutos en apoyo al médico agredido el pasado sábado

Puerto Real, 2 de junio de 2021

Delegados del sector de Sanidad de CSIF Cádiz se han concentrado esta mañana, junto a miembros de otras fuerzas sindicales y trabajadores del Centro de Salud Ribera del Muelle, en Puerto Real, para mostrar su apoyo al médico que fue agredido físicamente el pasado sábado mientras atendía a un paciente. Desde este sector, reclaman a la Administración sanitaria cuantas medidas sean necesarias para garantizar la seguridad de los profesionales de la sanidad, ya que, con las que hay actualmente, las agresiones no disminuyen. “Más vigilantes, más personal, más formación, mejores instalaciones, leyes más contundentes y con mayor poder disuasorio… creemos que el SAS y la Junta de Andalucía deben poner más de su parte para evitar esta lacra”, añaden los delegados de Sanidad de CSIF Cádiz.

Para CSIF es necesario, además, una campaña pública, contundente y a largo plazo, para concienciar a la población de que ningún trabajador merece ser agredido por cualquier contratiempo o problema. Desde este sindicato se insiste en que hay mecanismos para canalizar cualquier reclamación o queja sobre la labor de los profesionales, sin que se tenga que llegar a episodios violentos como el vivido el pasado sábado.

“No hay derecho que los profesionales tengan que pagar la frustración de algunos usuarios, que actúan de forma violenta, ya sea física o verbalmente, para dirimir cualquier asunto que consideren que les perjudica”, sentencian desde el sindicato.

Hay que recordar que la provincia de Cádiz registró 140 agresiones a profesionales de la sanidad pública durante el año pasado, “que son muchas, sobre todo, si tenemos en cuenta que se produjeron durante la pandemia, en la que gran parte de la atención médica se hacía a través del teléfono”. Además, CSIF teme que muchas agresiones no se denuncien, ya sea porque no se perciban como tales o porque crean que no tendrán apenas consecuencias sobre los agresores. Sin embargo, desde CSIF se anima siempre a denunciarlas para que las estadísticas reflejen lo mejor posible la verdadera dimensión de este drama que se vive día tras día en los centros sanitarios de toda la provincia.