CSIF llevará a Fiscalía el presunto beneficio económico del interventor municipal de Barbate, embargado por Hacienda
16 de Abril de 2021
  • El sindicato pide que se investigue el incremento de las retribuciones de dicho trabajador, con el supuesto beneplácito del equipo de Gobierno, que viene a cubrir prácticamente las cantidades adeudadas a la Agencia Tributaria
  • CSIF teme que se esté presionando a empleados municipales para que el Ayuntamiento pueda sufragar el embargo, que ascendía a unos 190.000 euros en el año 2016

Barbate, 16 de abril de 2021

El sector de Administración Local de CSIF Cádiz va a llevar a Fiscalía el supuesto beneficio económico irregular del interventor municipal del Ayuntamiento de Barbate, embargado por la Agencia Tributaria desde el año 2016, cuando entró a trabajar en el consistorio barbateño procedente de Linares (Jaén). El sindicato pedirá que se investigue el incremento de las retribuciones de este trabajador, que habría contado con el visto bueno del alcalde y concejales del equipo de Gobierno para su aprobación, ya que viene a cubrir prácticamente las cantidades adeudadas a Hacienda por las pensiones alimenticias de sus hijos y que alcanzaban en 2016 unos 190.000 euros.

En dicho año 2016, la Agencia Tributaria le exigía al Ayuntamiento de Barbate, como responsable solidario, el embargo de los salarios y pensiones del interventor para cubrir la deuda no ingresada, los intereses, el recargo de apremio y las costas del procedimiento. Así, resulta que el interventor vio incrementados sus emolumentos, sin que conste ningún expediente administrativo para su concesión.

Del mismo modo, CSIF resalta que, mientras el Ayuntamiento sufraga la deuda a través del dinero público, el interventor no ha sufrido prácticamente ninguna merma en sus ingresos netos.

CSIF teme que, dentro del Ayuntamiento, se esté presionando a empleados municipales para que el Ayuntamiento pueda sufragar el embargo, por lo que espera que la Fiscalía inicie una investigación por posibles casos de malversación, prevaricación y otros delitos que afectan, ya no solo al Ayuntamiento sino también a la ciudadanía de Barbate, que es quien paga con sus impuestos este tipo de irregularidades.