CSIF reclama una perspectiva de género en las negociaciones laborales, prestando especial atención en las retribuciones
18 de Febrero de 2021
  • Las mujeres gaditanas ganan casi un 29% menos que los hombres, denuncia CSIF por el Día de la Igualdad Salarial, que se celebra el próximo lunes

Cádiz, 18 de febrero de 2021

La secretaría de Igualdad de CSIF Cádiz quiere poner de relieve la desigualdad existente en la actualidad entre hombres y mujeres en el empleo. Concretamente, para CSIF es preocupante que, a día de hoy, las mujeres de la provincia de Cádiz ganen, de media, el 28,4 por ciento menos que los hombres, según los datos de la Agencia Tributaria. Mientras las mujeres cobran un salario anual de casi 14.000 euros, los hombres de la provincia están en torno a los 19.500 euros anuales.

Para la secretaria de Igualdad de CSIF Cádiz, Mercedes Amézaga, “estos datos demuestran que la precariedad y la falta de estabilidad en el mercado laboral se ceba especialmente con las mujeres, que además se están viendo mucho más afectadas desde el punto de vista laboral como consecuencia de la crisis de la Covid-19”. Por ello, y con motivo del Día de la Igualdad Salarial que se conmemora el próximo lunes, CSIF reclama que se incluyan en los planes de reconstrucción tras la crisis de la Covid-19 medidas específicas contra la situación de desigualdad de las mujeres, incluida la brecha salarial. Del mismo modo, CSIF demanda que se incorpore la perspectiva de género en las negociaciones de los convenios colectivos, prestando especial atención a las retribuciones.

Otro dato preocupante que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA) es la tasa de temporalidad en el empleo que registran las mujeres de la provincia gaditana, que supone un 37,5 por ciento, frente al 29 por ciento de los hombres. Pero aún peor es la situación de contratos a tiempo parcial, que en las mujeres está en el 32 por ciento y en los hombres en el 6,5. “Una diferencia abismal que sigue mostrando, a nuestro entender, que muchas mujeres siguen compaginando trabajos de pocas horas para dedicarse también a las labores domésticas y de los cuidados a personas dependientes”, añade Amézaga.

Desde CSIF se destaca que las consecuencias que tiene para una mujer que se ve obligada a coger una reducción de jornada o a dejar su trabajo: reducción de salario, cotización y jubilación, merma de las posibilidades de promoción profesional, dependencia económica de la pareja, etc.

Por todo esto, CSIF insiste en lo necesario que es fomentar el reparto de responsabilidades en el hogar para que la conciliación sea compartida y no penalice a las mujeres. “No podemos permitir que todo lo que se ha avanzado en los últimos años se pierda como consecuencia de la pandemia y por carecer de medidas efectivas que favorezcan la conciliación y la corresponsabilidad”, ha añadido la responsable de Igualdad del sindicato a nivel provincial.