CSIF denuncia que la empresa Hipotels envía al paro a los 700 trabajadores fijos discontinuos que tiene en Chiclana
24 de Abril de 2020
  • La Central Sindical lamenta que la multinacional hotelera, con cuatro hoteles en La Barrosa, ha estado mareando y jugando con sus empleados para no incluirlos en un ERTE

Chiclana, 24 de abril de 2020

CSIF, con representación en el comité de empresa del Hotel Barrosa Palace, denuncia que la multinacional hotelera Hipotels ha optado por enviar al paro a los 700 fijos discontinuos con que cuentan sus cuatro hoteles de Chiclana. Para CSIF, es lamentable que la empresa haya estado jugando y mareando a sus empleados desde comienzos de mes, para finalmente no incluirlos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), como sí ha ocurrido con los fijos discontinuos del resto de hoteles de esta playa turística de Chiclana. Los únicos que sí pudieron entrar en el ERTE de Hipotels fueron el 5 por ciento de la plantilla que coincidió que estaba trabajando en el único hotel abierto (Barrosa Park) cuando se decretó el estado de alarma.

Los fijos discontinuos de estos cuatro hoteles debieron comenzar a trabajar a comienzos de abril y desde esa fecha, reciben constantes mensajes contradictorios por parte de la empresa, provocando la total incertidumbre entre los trabajadores, que se sienten ninguneados y desamparados. “Que si se les incluirá en el ERTE, que si ahora no, que si ahora sí, hasta ayer, que recibieron un mensaje en el que se les pedía que se dieran de alta en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) como desempleados, y comunicar su situación al Servicio Estatal de Empleo (SEPE) para poder optar a una prestación contributiva, acogiéndose a un decreto publicado el día 22 de abril”, señalan desde la sección sindical de CSIF en Hipotels Chiclana.

Para CSIF, los fijos discontinuos han de incluirse en el ERTE de la empresa, para que, una vez se retome la actividad en los hoteles, puedan reincorporarse sin problemas a sus puestos de trabajo y en las mismas condiciones laborales. Esta reclamación ha sido trasladada a la Inspección de Trabajo, a través de un escrito presentado ayer jueves.

Desde CSIF se espera que la cadena hotelera entre en razón y no deje en la estacada a 700 familias que, en estas condiciones, se quedarían sin apenas ingresos, puesto que la gran mayoría ya ha agotado los meses de prestación por desempleo que les corresponde al año, tras trabajar los meses de temporada en los que abren los hoteles (de abril a noviembre).