CSIF denuncia la falta de medios para alertar de un incendio en una celda en Puerto III
23 de Abril de 2019

El Puerto de Santa María, 23 de abril de 2019

CSIF, junto al resto de sindicatos representativos en Puerto III han denunciado públicamente la falta de medios en la madrugada de hoy para alertar de un incendio en el interior de la celda de un interno islamista S.D., catalogado como FIES, donde fallaron los sistemas de control antiincendio, y que provocó un intenso humo en una galería del Departamento Especial del Centro Penitenciario, que rápidamente fue solucionada por los funcionarios de servicio que allí se encontraban.

A primera hora de la madrugada, dicho interno yihadista utilizó un cubo para depositar cartas y manuscritos islámicos propios para provocar la quema de éstos, antes de que les fueran interceptados. El intenso humo que se produjo fue visible en la galería donde se encontraba y eso motivó la rápida intervención de los funcionarios de dicho módulo antes de que se tuviera que evacuar los internos de esa galería.

Los sistemas de detección de incendio de dicha celda no saltaron, lo que originó que el humo se intensificara en la celda y traspasara al resto del pasillo de la galería, y gracias a la rapidez por parte de los compañeros del Departamento Especial se evitó que hubiera una situación de alarma en una galería con más internos de Primer Grado.

La grave falta de medios personales y materiales, como en esta ocasión por el fallo del sistema de detección de humo en el Centro Penitenciario de Puerto III, pone en evidencia los grandes problemas que tiene el sector de prisiones, y que en este caso el Ministro y el Secretario General de II.PP. pretenden obviar por completo, poniendo en riesgo la vida e integridad tanto de los internos como de los empleados penitenciarios.

Así, en la tarde de ayer en Cádiz, los sindicatos de prisiones intentaron en dos ocasiones, en sendos actos del Ministro del Interior, Grande-Marlaska, hacerle entrega de un dossier con las reivindicaciones de prisiones en general, y las de las prisiones gaditanas en particular, pero rechazó la recogida del mismo y puso de cortafuego a su séquito de seguridad para poder entablar un diálogo, que casualmente siempre aduce en sus intervenciones y que posteriormente nunca hace gala del mismo.