CSIF muestra su total rechazo al plan de vacaciones anunciado por el SAS en la provincia
06 de Junio de 2018
  • La Central Sindical considera una irresponsabilidad volver a cerrar camas y servicios en una época en la que aumenta la población y disminuye el personal por las vacaciones

Cádiz, 6 de junio de 2018

El sector de Sanidad de CSIF Cádiz quiere mostrar su total rechazo al plan de vacaciones que acaba de presentar el Servicio Andaluz de Salud a los representantes sindicales, en el que se establecen los servicios que van a verse recortados en los próximos meses. Como cada año, CSIF entiende que el SAS comete una irresponsabilidad dejando los servicios mermados, tanto de centros de salud como de hospitales, por no contratar personal suficiente para cubrir las vacaciones de los profesionales de julio a septiembre. Una situación que, como apunta el responsable de Sanidad de CSIF Cádiz, Alberto Puyana, perjudica claramente a la población de la provincia, que sobre todo aumenta en las zonas de costa por la temporada alta turística.

Así, no es lógico que se acometan al mismo tiempo todas las obras de reforma necesarias en los distintos hospitales de la provincia, con el consiguiente cierre de servicios y de camas, aprovechando que los profesionales están de vacaciones. A pesar de que este año, los hospitales de Puerta del Mar y San Carlos aparentemente van a cubrir la falta de profesionales al cien por cien, el Hospital Punta de Europa en Algeciras va a encontrarse con la UCI cerrada parcialmente y el de Puerto Real tendrá una planta completa cerrada en agosto (y a la mitad, en julio).

Por otra parte, CSIF considera que la operatividad y la calidad del servicio sanitario se va a ver afectada en diferentes localidades, como Cádiz, San Fernando, El Puerto y Chiclana, donde se cierran varios centros de salud entre julio y septiembre, o aún peor, en Medina, Barbate o Vejer, donde se cierran todos, dejando tan solo las urgencias.

Así, CSIF pide al SAS que sea más sensible ante esta situación, contemplando una debida cobertura de aquellos profesionales que han de disfrutar de su derecho al descanso, y que no se escude en directrices economicistas para acabar dañando la oferta asistencial que la ciudadanía precisa en esta época del año.