CSIF reclama a Subdelegación del Gobierno que instale desfibriladores en las oficinas de la Administración del Estado
13 de Junio de 2017

Cádiz, 13 de junio de 2017

El presidente provincial de CSIF Cádiz, Enrique Estévez, ha solicitado por escrito al subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, que tome las medidas oportunas para implantar desfibriladores en las oficinas de los servicios periféricos de la Administración General del Estado en la provincia (oficinas de empleo –SEPE-, Tráfico, oficinas de expedición de DNI y pasaportes, dependencias de Defensa, Seguridad Social, Agencia Tributaria, etc.). Al mismo tiempo, CSIF considera imprescindible que se impulsen las acciones formativas necesarias en materia de reanimación cardiopulmonar entre el personal dependiente de la Administración central.

Para CSIF es totalmente necesaria la implantación de desfibriladores en estos centros de trabajo, sobre todo en las oficinas que reciben un mayor número de usuarios o aquellas que se encuentran en zonas aisladas, como las oficinas de empleo en los pueblos, con difícil acceso a estos medios, porque así podría reducirse el tiempo de respuesta de soporte vital.

CSIF, para hacer esta petición, se basa en los datos y recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología, que alerta de la importancia de una respuesta rápida adecuada en casos de parada cardiorrespiratoria para elevar las posibilidades de supervivencia. Como se explica en el escrito presentado a la Subdelegación del Gobierno, según la Sociedad Española de Cardiología, las probabilidades de sobrevivir a una parada de este tipo se reducen a la mitad tras el sexto minuto, e iniciar las maniobras de soporte vital después de que hayan transcurrido los primeros ocho minutos se asocia a un incremento significativo de la mortalidad extrahospitalaria. Además, los desfibriladores son fundamentales y decisivos a la hora de revertir arritmias cardiacas como la fibrilación o la taquicardia ventricular.

Hay que recordar que existen varios decretos tanto a nivel nacional como autonómico que animan a las administraciones a desarrollar estrategias de prevención de este tipo.

La Central Sindical, comprometida con la prevención y la salud en los centros de trabajo, entiende que los desfibriladores y la formación adecuada en las técnicas de reanimación cardiopulmonar, deberían ser considerados como elementos indispensables, como ya lo son los botiquines de primeros auxilios o los extintores: al fin y al cabo se trata de salvar vidas, ya sean de los trabajadores (que hay 5.200 en toda la provincia, sin contar con Policía, Guardia Civil o Fuerzas Armadas) o de los ciudadanos usuarios de la Administración en general.