CSIF reclama medidas urgentes ante las altas temperaturas que soportan los trabajadores de la oficina del SAE de La Línea
08 de Agosto de 2016
  • La Central Sindical denuncia la falta de previsión de la Dirección provincial del Servicio Andaluz de Empleo por no arreglar el aire acondicionado en una oficina obsoleta y sin ventanas
  • Los trabajadores y usuarios soportan temperaturas altísimas que vulneran la normativa de salud laboral y seguridad en el trabajo

La Línea, 8 de agosto de 2016

CSIF ha presentado un escrito a la Dirección provincial del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) ante la situación lamentable que vive la plantilla de la oficina de La Línea de la Concepción, por no disponer de equipamiento de aire acondicionado desde finales del verano pasado, constituyendo un riesgo para la salud de los trabajadores, dadas las elevadas temperaturas que han de soportar. Así, la Central Sindical, haciéndose eco de las reclamaciones de los trabajadores de esta oficina, exige a la Administración que dote de forma inmediata a la oficina de un equipamiento adecuado para que los trabajadores puedan desarrollar sus labores en condiciones aceptables. Hay que recordar que esta oficina, además de tener una gran afluencia de usuarios, es obsoleta, de reducidas dimensiones y carece de ventanas, por lo que tanto trabajadores como usuarios sufren altísimas temperaturas en estos meses de verano, que sobrepasan lo estipulado en la normativa de salud laboral y seguridad en el trabajo.

La Central Sindical no considera justificable el hecho de que la Dirección provincial del SAE prevea un cambio de ubicación de la oficina de La Línea, cuando dicha reubicación se está dilatando en el tiempo en exceso. CSIF recuerda que el equipo de aire acondicionado se estropeó el año pasado y la Dirección provincial del SAE no ha previsto el arreglo en todos estos meses, con la excusa del futuro traslado de estas dependencias.

Como medida provisional, CSIF reclama a la Administración que reduzca el número de citas diarias y recorte la jornada laboral del personal de la oficina (tanto los dependientes del SAE como los del Servicio Público Estatal de Empleo –SEPE-) para evitar la exposición de los trabajadores a las horas del día en las que la temperatura es más elevada, y así garantizar unas condiciones laborales dignas.