Delegados de CSIF reclaman la recuperación de los derechos de los empleados públicos recortados por la Junta de Andalucía
• La Central Sindical inicia un calendario de protestas exigiendo el abono íntegro de la paga extra de 2012 y la restitución de la jornada de 35 horas
• El próximo día 18 se llevará a cabo una nueva concentración ante la Delegación del Gobierno de la Junta en Cádiz
04 de Mayo de 2016

Cádiz, 4 de mayo de 2016

Un centenar de delegados de CSIF, primer sindicato de la Función Pública andaluza, se han concentrado esta mañana ante la Delegación del Gobierno de la Junta en Cádiz para reclamar la recuperación de los derechos de los empleados públicos andaluces, perdidos y recortados por el Gobierno andaluz en los últimos años. Entre las reclamaciones de los trabajadores de la Junta (de sectores como Sanidad, Enseñanza o Administración General de la Junta) se encuentra el abono de la cantidad pendiente de la extra de 2012, así como la restitución a los empleados públicos andaluces de la jornada laboral de 35 horas semanales.

Como ha recordado la presidenta de CSIF-Cádiz, María José Cano, durante la protesta, CSIF no puede quedarse de brazos cruzados una vez que el Gobierno central ha devuelto el 50 por ciento que quedaba pendiente de la paga extra de 2012 a los trabajadores de la Administración General del Estado, mientras que los que dependen de la Junta aún están a la espera de que se les reintegre totalmente aquella paga que no percibieron en su día. Esta situación supone un agravio para los empleados públicos andaluces y la Junta debe tomar medidas para que no exista esta discriminación.

Cano ha explicado que los empleados públicos andaluces merecen el reconocimiento de su propia Administración y la recuperación de todos los derechos cercenados durante estos años, tal y como ha sucedido en otras comunidades y con el personal de la Administración General del Estado. Hay que recordar que, a pesar de tantos recortes y ataques a sus derechos laborales y sociales, los empleados públicos han conseguido sostener los servicios públicos, cara a la ciudadanía, con su propio esfuerzo y profesionalidad.