CSIF alerta del grave riesgo que supone la falta de vigilancia adecuada en los embalses de la provincia
13 de Marzo de 2013

La Central Sindical advierte de que Guadalcacín, Zahara o Barbate, entre otras, no tienen vigilancia las 24 horas del día
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, el pasado 4 de marzo, denunció ante la Subdelegación del Gobierno en Cádiz el grave riesgo que supone la falta de vigilancia de 24 horas al día en los principales embalses de la provincia, situación que se ha vuelto extrema ante el nivel de agua registrado en estos últimos días. Y es que, por orden de la Junta de Andalucía, las labores de vigilancia en las presas solo se llevaban a cabo en jornada ordinaria, de 8 a 15.30h, de lunes a viernes, de forma que las presas quedaban sin personal durante el resto del día así como durante los fines de semana. Tras la denuncia realizada por CSIF, la Administración trató de paliar la situación (pero sin informar a los representantes de los trabajadores), disponiendo de seguridad las 24 horas del día en los embalses de Arcos y Bornos, y en Los Hurones, en horario de mañana y tarde. Sin embargo, hasta hoy, las presas de Guadalcacín, Zahara, Barbate, Celemín y Charco Redondo, permanecen con vigilancia exclusivamente en turno de mañana.
CSIF subraya el hecho de que existen en la provincia 9 presas de categoría A, que son aquellas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales, así como producir daños materiales o medioambientales muy importantes. Así, el sindicato considera evidente que este tipo de instalaciones deben contar con cuantas medidas de seguridad sean necesarias, entre las que se encuentra la jornada a turnos durante las 24 horas por el propio personal encargado de la explotación de las presas.
CSIF recuerda que en fecha reciente se produjo un suicidio durante un fin de semana en la presa de Guadalcacín, cuando no había personal de vigilancia que, quizás no se habría producido de haber alguien en la presa. Y esto, sin contar los numerosos robos de material propio de las instalaciones que se están sucediendo en los últimos tiempos.
Por último, la central sindical no entiende cómo no se desempeñan estas labores de vigilancia, cuando dentro de la RPT de estas instalaciones existen siete puestos de trabajo de oficiales de segunda en jornada de turno rotatorio de 24 horas.
Ante esta situación, CSIF solo espera que la Subdelegación del Gobierno actúe en virtud de sus competencias y logre evitar cualquier peligro de que se produjera una verdadera catástrofe.