CSIF denuncia la persecución que sufren los trabajadores del Puerta de Mar por parte de la dirección
13 de Junio de 2012

La Central Sindicalrechaza la actitud despótica del hospital, impidiendo que se celebren reuniones y asambleas informativas sobre los recortes

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, ha denunciado públicamente la persecución sindical y laboral que ejerce la dirección del hospital Puerta del Mar sobre sus trabajadores y representantes sindicales.
Para el responsable provincial de Sanidad de CSIF-Cádiz, Sebastián Cantos, el hospital ha asumido una actitud despótica ante la creciente preocupación de los trabajadores del SAS por los recortes y los rumores de impago de nóminas. Así, el hospital ha impedido la celebración de una reunión – asamblea informativa para los trabajadores, al negar la cesión del salón de actos del centro en horario de 12 a 13 horas. Según el escrito enviado por el subdirector económico administrativo del hospital, el motivo para negar la cesión del espacio se debe al “claro perjuicio en el normal funcionamiento y actividad del centro” que supondría la asamblea. Y lo que es peor, la dirección del hospital considera que la celebración de la reunión en horario de 12 a 13 sería considerada como un ‘paro laboral’, de modo que quien acudiera a la reunión sufriría el descuento proporcional del tiempo que ha permanecido en la asamblea.
Es evidente que el motivo alegado por la dirección del centro atenta directamente contra la libertad sindical y de información y CSIF no debe callarse ante este atropello.
Tal y como ha señalado Sebastián Cantos, a la Administración no le basta con recortar en derechos, prestaciones, estabilidad laboral y salarios sino que además comienza ahora a negar derechos fundamentales a los trabajadores.
Este sindicato quiere dejar claro que lo que se intenta es acallar rumores e ir informando a los trabajadores sobre la realidad actual que afectan a los empleados públicos del SAS. Entre los trabajadores no debe cundir el pánico ante rumores como el impago de la nómina del mes próximo, pero la Administración tampoco debe asumir esta actitud tiránica por el simple hecho de evitar que los empleados públicos estén preocupados por si situación laboral.

Ver Galería