Rescatemos la responsabilidad y la cordura.
17 de Marzo de 2011

CSI·F muestra, una vez más, su voluntad firme de defender los derechos de los trabajadores de Correos, frente a la demagogia de otros sindicatos que rivalizan en el juego de los dardos. Vemos volar por encima de nuestras cabezas palabras como “indecencia”, “vergüenza”, “canallesco”, etc.; en lugar de “mesa”, “negociación”, “consenso”, “unión”, “respaldo”. Hay que recuperar la sensatez y juntar todas las fuerzas sindicales divididas para lograr una mayor presión hacia la empresa, verdadero objetivo negociador para un mayor beneficio de los trabajadores de nuestra Casa.

Es difícil evitar un paralelismo entre la acción sindical y la política, ya que las leyes que afectan a los trabajadores son aprobadas por los partidos, afectando al sentir ideológico de ciertas organizaciones sindicales, creando luchas políticas, siguiendo a líderes políticos, cuestionando normas, no por lo que dicen sino por quién lo dice.

No es de extrañar que noticias como los penosos ERES se conviertan en armas arrojadizas por culpa de la política, introduciendo como tema relevante una cuestión que no deja indiferente a nadie. La utilización de esta materia por ciertos compañeros sindicales desvirtúa las necesidades reales que tenemos todos los trabajadores, como son los acuerdos internos con la empresa.