CSIF reclama condiciones laborales dignas, refuerzo de plantillas y el reconocimiento de servicio público esencial a los profesionales del Medio Ambiente
Manifiesto de CSIF por el Día Mundial del Medio Ambiente
31 de Mayo de 2016

El 5 de junio celebramos el evento anual establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas el 15 de diciembre de 1972. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios se suma a la celebración de este día como una muestra más de nuestro compromiso con la responsabilidad social y la sostenibilidad del planeta.

Nuestro país cuenta, posiblemente, con el más importante y diverso patrimonio natural de Europa con uno de los potenciales económicos más elevado. Aproximadamente la mitad de la superficie de nuestra “piel de toro” son masas forestales (públicas la gran mayoría), que se complementan en biodiversidad con nuestros ecosistemas acuáticos (públicos) y todos los espacios naturales o con alguna figura de protección (red natura 2000).

El desarrollo territorial y económico está fuertemente condicionado por este hecho y por su necesidad de conservación. Esta realidad entraña muchas oportunidades, también riesgos, como el de los incendios forestales, los vertidos, o las inundaciones.

La prevención de todos estos riesgos y la lucha contra los mismos es responsabilidad de las administraciones públicas de las que dependen los/as empleados/as públicos/as encargados/as; Agentes Forestales y Medioambientales (más de 6000 en toda España), Bomberos Forestales, que en muchos casos ni siquiera tienen reconocida la categoría laboral, ni trabajan más que en verano, y un largo etcétera de profesionales, Ingenieros/as Forestales y de Montes, Biólogos/as….

Este personal altamente cualificado, se encargan de proteger y velar por el Medio Ambiente que es patrimonio de todos, y sin embargo gran parte de las administraciones (políticos/as) no acaban de entender lo “esencial” de su labor, su impacto medioambiental e su invisibilidad normativa como puede estarlo la sanidad o la educación.

Preguntémonos ¿qué nos pasa cuando no podemos respirar el aire que nos rodea?, o mejor, preguntemos simplemente a los vecinos y vecinas de Seseña, por cercanía de acontecimientos, ¿es esencial el aire que respiramos?

Es triste recordar que la dedicación, sacrificio y vocación de servicio público de quienes pelean por el medio ambiente de todos, no se reflejan en las circunstancias en las que cada día desarrollan su trabajo, simplemente porque están dejando extinguir a cuerpos y categorías, igual que pasa con infinidad de empleadas y empleados públicos que NO se consideran de servicios “esenciales”, pero en este caso desde CSIF creemos que sí lo son, simplemente porque todos necesitamos “respirar”

La correcta gestión del agua, los mares, los bosques, la agricultura y la lucha contra la extinción de especies suelen centrar los mensajes de las organizaciones ecologistas, debiéndose erigir estas como garantes, cuando la responsabilidad por normativa es de la administración y, por tanto, de los/as empleados/as públicos/as mencionados/as.

Sin embargo, se necesitan unos números mínimos e irrenunciables de personal y medios en especial en las zonas rurales en las que han decaído hasta casi desaparecer las actividades tradicionales y de “convivencia de equilibrio” con los bosques y el medio natural que permitían una discontinuidad en el combustible y una ejemplar biodiversidad y auto-regulación natural.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, CSIF manifiesta su convencimiento de que el derecho a un medio ambiente saludable y sostenible sólo podrá hacerse realidad, además de a través de acuerdos internacionales pactados por los gobiernos, que obliguen a cumplir localmente objetivos de repercusión global; con políticas energéticas limpias basadas en la diversificación del suministro (dando mayor participación a las energías renovables), en el ahorro y eficiencia en el consumo, y en la seguridad del abastecimiento, seguridad en la que tiene mucho que ver la biomasa presente en los bosques y su extracción como potencial combustible de incendios forestales, actividad gestionada por todas las empleadas y empleados públicos citados.

El reciente reconocimiento por Naciones Unidas del derecho a un medio ambiente limpio como derecho fundamental, es un dato más que nos obliga a reflexionar sobre las causas que contribuyen al deterioro progresivo del medio ambiente, su impacto en la salud de la personas, y a demandar acciones que contribuyan a un cambio radical del modelo productivo, transformando sectores estratégicos como el sector energético.

Desde CSIF defendemos una política energética basada en un modelo de producción limpio con una alta participación de las energías renovables y un consumo racional que incorpore criterios de ahorro y eficiencia. El uso de este tipo de energía supone el mantenimiento de puestos de trabajo de calidad y la protección de los recursos naturales y del medio ambiente.

Desde CSIF proponemos la implantación e integración de sistemas de gestión medioambiental en el ámbito de cada una de las Administraciones Públicas, la impartición de formación en Medio Ambiente para generar una cultura medioambiental que todavía hoy es una asignatura pendiente y que resulta necesaria para sensibilizar y poner en valor el servicio público y a los/as empleados/as públicos/as que lo ejercen.

Los derechos al empleo y a un medio ambiente saludable son compatibles trabajando con este enfoque, superando mediante el compromiso social el conflicto que a veces se presenta entre dos derechos fundamentales.

Ver Galería