ACUERDO MARCO POR EL QUE SE RECUPERAN DERECHOS DE LOS EMPLEADOS PUBLUICOS
30 de Octubre de 2015

El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, y los representantes de las organizaciones sindicales CSI-F, CCOO y UGT rubricaron ayer el acuerdo mediante el cual los empleados públicos cobrarán el 50 por ciento de la paga extraordinaria del mes de diciembre de 2012 antes de que concluya este año, lo que supondrá que ya habrán recibido el 75 por ciento del total de la paga, mientras que el 25 restante se abonará en la primavera de 2016. Así lo señaló De Santiago-Juárez durante la firma del acuerdo y donde aseguró que supondrá un coste para las arcas autonómicas de 100 millones de euros, que se asumirán con cantidades del Fondo de Facilidad Finciera y de algunas partidas sin ejecutar y, en ningún caso, se hará efectivo a través de la solicitud de ningún crédito extraordinario porque eso, dijo, «sí perjudicaría al cumplimiento del déficit». Respecto a si afectará o no al cumplimiento del déficit marcado por el Gobierno y establecido en el 0,7 por ciento, el consejero aseguró que, en la actualidad, se encuentra en ese porcentaje y la Junta continuará trabajando para su cumplimiento y «no pierde la batalla» de que el Gobierno acepte, como ya se lo ha solicitado, que esta partida no compute en el déficit. En lo que se refiere al acuerdo, el consejero destacó que hace once años que no se firmaba un acuerdo de estas características y agradeció el esfuerzo «de todos por ir acercando posturas». Un acuerdo en el que, dijo, se ha pensado «en los empleados públicos y en los ciudadanos a los que prestan los servicios». Desde las organizaciones sindicales, desde UGT, la secretaria autonómica de la Federación de Servicios Públicos, Carmen Amez, destacó que no sólo se recuperan con este acuerdo la paga extra, sino también los días de libre disposición relativos al año 2015, que se disfrutarán en 2016 y 2017 y se arranca el compromiso de negociación de la carrera profesional o el estatuto del empleado público. «Es un buen acuerdo», subrayó Amez, quien aseguró que con el acuerdo la Junta demuestra que considera a los empleados públicos «de primera guardia y no de segunda». Mientras, elrepresentante de CCOO en la mesa de negociación Carlos López, quien también calificó el acuerdo como bueno, sostuvo que con élse produce un punto de inflexión desde el año 2010. Es un acuerdo con el de «dejamos de intentar parar los recortes y empezar a recuperar parte de ellos, además de abrir expectativas para mejorar». «Es el punto de inflexión y, a partir de aquí, hay que empezar a construir un marco más satisfactorio», insistió López. Por su parte, el presidente autonómico de CSI-F, Carlos Hernando, destacó el acto «de responsabilidad», tanto de las organizaciones sindicales como de la Junta, en la firma de este acuerdo con el que, a su juicio, se demuestra que es posible iniciar «la recuperación de los derechos perdidos» y que no debe parar aquí. Respecto a la salida del acuerdo de FSES, que conformaban los sindicatos Satse y Anpe, el consejero remarcó que «no están porque no han querido» porque «nadie ha echado a nadie». En este sentido, reconoció que algunas declaraciones de ayer vertidas por algún sindicato «le dolieron» porque aseguraban que el acuerdo vendía humo. Frente a ello, insistió De Santiago-Juárez, «hoy damos un paso más para remar en la misma dirección con una barca para adaptar la función pública alsiglo XXI y para recuperar los derechos», sostuvo, para añadir que, no obstante, en algunos de ellos en los que no puede decidir la Junta porque corresponden a una norma básica (la jornada de 35 horas o los complementos por incapacidad) se dirigirá al Gobierno de España para recuperarlos. También se incluye una referencia expresa a la necesidad de mejorar y profundizar la labor que se realiza en las mesas de Sanidad y Educación con un llamamiento para que se alcance un acuerdo análogo al de la Mesa General que fije las prioridades de la legislatura.