24 de marzo: Universidad en huelga ante el Decreto “3+2”
19 de Marzo de 2015

24 de marzo: Universidad en huelga ante el Decreto “3+2”

CSI-F, sindicato más representativo en las Administraciones Públicas y segundo en el ámbito universitario, ha convocado, junto a las demás centrales sindicales integrantes de la Mesa Sectorial y organizaciones estudiantiles, huelga en la Universidad el día 24 contra el nuevo sistema de títulos, conocido como “3+2”, aprobado por Decreto del Gobierno. CSI-F tiende a agotar al máximo cualquier tipo de discusión antes de llegar a convocar una huelga, pero no se nos ha dado oportunidad de diálogo.
Tal como se señaló en comunicación conjunta de las organizaciones sindicales, la reducción de créditos necesarios para finalizar los estudios de grado y la posible pérdida de estudiantes tendrán un impacto muy negativo en la financiación de las universidades, el empleo y las condiciones laborales del profesorado y del personal de administración y servicios. Con todo, las cuestiones económicas son solo punta del iceberg de todo lo que la reforma amenaza.
En punto opuesto a un necesario planteamiento sereno para la “ecuación” de la Enseñanza Superior, para la búsqueda de equilibrio y armonización, la reforma generaliza la des-homologación, el arbitrio, la más nefasta competencia, “ajustada a la demanda” en desigualdad de condiciones, entre universidades públicas y privadas, entre las de unas comunidades y otras, entre las grandes y las pequeñas… entre las carreras reguladas y las que no tienen esta consideración, algunas de las que el ministro Wert llegó a calificar de “estudios que distraen”.
Como uno de los argumentos engañosos recurrentemente utilizado en defensa del Decreto, el favorecimiento de la “internacionalización” no se sostiene: En el ámbito internacional, mundial, no es el menos presente (ni mucho menos) el modelo “4+1”; en el europeo, no se han manifestado los datos reales e íntegros, en su auténtica dimensión, especialmente los correspondientes a dos países que se suelen tomar como referentes: el Reino Unido y Alemania.
La reforma que impone el Real Decreto 43/2015 se suma –de manera muy calculada– a la pretensión de liquidar el modelo universitario, adelgazar la universidad pública para engordar la privada. En justicia (o con total falta de ella, de manera más propia), no es una reforma educativa lo que se ha propuesto: es una reforma social en todo el sentido, utilizando como herramienta al sistema educativo. Los impuestos de quienes los pagan no sirven para dar servicios a los ciudadanos, y, si no se pagan impuestos, no se tiene derecho a servicios. Las reformas, tal como las entendemos, sirven para corregir debilidades, no para estrangular a los débiles, individual o socialmente.
En el ámbito de Castilla y León, comunidad en el tercer puesto nacional en tasas universitarias más caras (las que oportunamente se anuncia en estos días serán congeladas), en el segundo en el “ranking” con respecto a la implantación de universidades privadas con respecto a públicas, la incidencia del decreto es especialmente dañina para la Universidad, su futuro y el de la ciudadanía que lo soporta, quienes son y serán principales perjudicados.

Ver Galería
Ficheros Adjuntos: