Más de 1.100 excluidos por el catalán en las bolsas de la sanidad balear
09 de Mayo de 2018

Entrar en las bolsas de trabajo del Servicio balear de Salud (IB-Salut) está resultando misión imposible para buena parte de los profesionales sanitarios por culpa de la exigencia del catalán. Seis de cada diez trabajadores sanitarios que aspiraban a tener un trabajo temporal en la sanidad pública balear acaban de ser excluidos de las listas de admitidos por no acreditar este requisito lingüístico, impuesto por el Govern balear de la socialista Francina Armengol y sus socios nacionalistas de Més (con el apoyo externo de Podemos).

El IB-Salut publicó ayer un listado de admitidos y excluidos de la convocatoria de concurso de méritos para constituir las bolsas generales para la selección de personal temporal en varias categorías sanitarias -técnicos especialistas en radiodiagnóstico, laboratorio, radioterapia y anatomía patológica- y el resultado es desalentador:el número de páginas de rechazados duplica o cuadruplica, en varios casos, al de admitidos.

En una nota aclaratoria sin precedentes, el Servicio balear de Salud informa de que todos los candidatos que están excluidos por el motivo del catalán, «estarán admitidos en la próxima lista subsidiaria». Eso significa que se les dará la oportunidad de trabajar únicamente cuando la bolsa oficial se agote.

El sindicato CSIF habla de «datos alarmantes» y advierte de que la nota del IB-Salut, prometiendo una repesca nunca antes se había dado.

«Están apagando fuegos porque las cifras son tan indignantes que quieren calmar los ánimos. El problema es que estos ánimos no hay quien los calme porque se empiezan a ver los efectos reales del decreto 8/2018», critica en referencia a la exclusión de personal con más de 20 años de experiencia. «Este decreto posibilita que profesionales con mayúsculas sean rechazados mientras gente que acaba de salir de la universidad, con cero puntos, pueda trabajar porque tiene el título de catalán», denuncia.

CSIF reivindica que el catalán sea un mérito y no un requisito en el IB-Salut y teme que con estas cifras de admitidos en las bolsas se puedan cubrir las plazas reales que hay en la sanidad. «Son insuficientes, sobre todo en radiología, donde hay una alta tasa de temporalidad», alerta el sindicato.

Enlace en prensa