Lo que ni la Gerente ni el Consejo General de MUGEJU han querido leer
04 de Diciembre de 2019

Hoy 4 de diciembre se reúne el Consejo General MUGEJU.

Hace un mes que CSIF presentó por escrito 20 propuestas para mejorar la atención sanitaria y las prestaciones que se ofrecen a través de la mutualidad. Lo hicimos de buena fe, a pesar de todo lo que ha pasado en la MUGEJU con el golpe a sus órganos de control porque para CSIF lo importante son los mutualistas y la MUGEJU y no tanto quienes, circunstancialmente la gestionan o dirigen.

La respuesta de la Gerente no pudo ser más lamentable y decepcionante en quien, se supone, que gestiona y representa a un organismo público: se nos devolvió el escrito sin registrar con la excusa de que CSIF no está en el Consejo General y no puede “intervenir en su funcionamiento”. Se trata de una decisión inaudita que, a quien más perjudica es a los miles de mutualistas de todos los Cuerpos de la Administración de Justicia a quienes CSIF representa. Unos mutualistas que, antes del golpe perpetrado a la MUGEJU, tenían voz y voto en la mutualidad y en sus decisiones y que, ahora, según la Gerente, no merecen ser escuchados.

Pero si rocambolesco es el incidente de la devolución de las propuestas, más aún es el secretismo con el que se ha llevado la presentación de un informe elaborado por la Presidenta del Consejo General de la MUGEJU que, incluso se ha ocultado a los miembros del Consejo hasta ayer mismo. Para CSIF es lamentable y sorprendente que quienes dicen que representan a los mutualistas en el órgano de control de MUGEJU, los mantengan al margen de las propuestas que presentan en su nombre.

Según hemos podido saber, el documento en cuestión recoge propuestas interesantes, la mayor parte de ellas ya han sido aprobadas por la Asamblea General de la mutualidad en los últimos años. Por este motivo resulta aún más sorprendente que no se haya querido hacer público ese informe.

Pero el problema no son las propuestas. Se trata de recuperar el nivel de prestaciones sanitarias y sociales que recibíamos antes de los recortes, ampliar su número y mejorar y actualizar las cuantías. Estas propuestas las vienen defendiendo quienes han estado en la Asamblea General de MUGEJU durante muchos años como compromisarios, avalados por CSIF, y gracias al voto de todos los mutualistas.

El problema es la ausencia de voluntad política de dotar a la MUGEJU de un sistema de financiación estable y fuerte. Para ello sería necesario que se incrementara el presupuesto de la MUGEJU en 5 millones de euros que es lo que el Ministerio de Hacienda ha recortado respecto de la petición presupuestaria elaborada por la mutualidad. En segundo lugar, haría falta incrementar los recursos de la MUGEJU para actualizar las cantidades que se dan en algunas prestaciones que llevan congeladas más de cinco años y para incorporar nuevas ayudas a los diferentes programas o facilitar la firma de los convenidos rurales o asegurar que la prestación sanitaria adecuada y completa.

El otro problema, es la falta absoluta de representatividad en los órganos de control de la MUGEJU tras el RD 96/2019 que, de forma unilateral y sin pasar por la mesa de negociación, eliminó la elección directa de los compromisarios de la Asamblea General y la sustituyó por la designación “a dedo” de los miembros del llamado Consejo General. Su composición no respeta ningún criterio de representatividad real sino para convertir este órgano de control en un órgano corporativo, como si la salud y las prestaciones sociales fueran una cuestión de cuerpos administrativos. CSIF se rebeló contra este montaje. Solicitamos la derogación del Real Decreto y, junto con los nombramientos de miembros del Consejo General, lo tenemos recurrido en los tribunales.

No obstante, como hemos hecho hasta ahora, CSIF seguirá defendiendo una MUGEJU fuerte y estable con recursos personales, materiales y económicos suficientes para realizar su labor. Una MUGEJU de y para todos los mutualistas.