Notas de la reunión sobre el Estatuto del PDI
31 de Octubre de 2018

1º) No se trata de una verdadera mesa de negociación Ministerio-Organizaciones Sindicales, sino de un grupo de trabajo, mesa de estudio o comisión de expertos. Se pretende crear en unos 3 o 4 meses un documento que pudiera servir de base para una nueva normativa sobre el Estatuto del PDI. Se intentará trabajar en el marco de la ley de universidades vigente, no en relación con la futura ley de universidades cuyo desarrollo irá para muy largo. Se considera que se pueden modificar aspectos “no orgánicos” de la actual ley (como las figuras de profesores no funcionarios) sin recurrir a una larga tramitación parlamentaria, imposible en el momento actual. El Borrador de 2011 puede servir de documento base en bastantes aspectos, especialmente en relación con la “carrera horizontal” dentro de los cuerpos de PDI funcionario.

2º) Se propone consolidar al PDI como auténtico DOCENTE+INVESTIGADOR. Por ello, se pretende generalizar la exigencia del título de DOCTOR para todas o casi todas las figuras de profesor. Se considera que los funcionarios (TU y CU) son la columna vertebral del PDI universitario en concordancia con la estructura de la función pública en nuestro país. Se reconoce la vía laboral, pero no se desean carreras en paralelo funcionario/laboral, sino preferentemente laboral ==> funcionario.

3º) Plantean amortizar la figura del AYUDANTE, que no ha tenido éxito como puerta de acceso a la carrera profesional del PDI. Se propone una nueva figura inicial en la carrera del PDI que sería la de un “AYUDANTE, pero DOCTOR” (no equivalente al actual Ayudante Doctor). Se accedería con acreditación, pero no necesariamente de agencia externa, sino con los requisitos acordes a un profesor (docente + investigación) que fijase cada universidad. Se podría estar seis años en esa figura con un seguimiento continuo y tal vez evaluación a mitad de camino (3 + 3). Al final habría que superar una verdadera acreditación o similar para poder seguir en la carrera docente. A lo largo de los seis años habría necesariamente un período de 9 meses de actividad docente o investigadora externa. No queda claro que hace la gente antes de acceder a esta figura, ¿becas? ¿contratos?

4º) Quieren introducir una nueva figura de Profesor Sustituto de “corto alcance” (bajas de maternidad, comisión de servicios, servicios especiales, altos cargos académicos) de la que se dan pocas explicaciones. Reconocen el grave problema actual de los Profesores Asociados y esperan que en el futuro se ajusten estrictamente a la auténtica previsión legislativa. Se da por inviable la actual situación de los “falsos asociados” (no tienen otro trabajo principal externo y son pseudoautónomos). Intentarán habilitar los recursos legales y económicos necesarios para acoger en otras figuras de PDI a aquellos que sean doctores, tengan actividad investigadora real y puedan quedarse a tiempo completo en la universidad; es decir los “falsos asociados” que están haciendo carrera académica. Se reconsidera la figura del Profesor Visitante (pensada también preferentemente para doctores) con la idea de incorporar o captar en ella a docentes/investigadores externos a la universidad, por ejemplo en centros extranjeros. Es una figura de “atracción de talento”.

5º) Se retoma la “carrera horizontal” para TU y CU con diferentes niveles dentro de cada cuerpo. Habrá que encajarla con las agencias (CNEAI, ANECA y similares) que actualmente acreditan, en especial en lo referente al acceso a CU.

Aspectos relevantes a tener en cuenta para CSIF:

  • Parece inminente la eliminación de la tasa de reposición para la dotación de plazas en los cuerpos (y figuras permanentes) docentes universitarios.
  • Genera incertidumbre la idea del Ministerio de potenciar la vía funcionarial en la universidad dejando la laboral como el escalón previo, pero no el esqueleto del sistema.
  • En ciertas especialidades será difícil encontrar doctores para empezar la carrera profesional, pues ese título no goza de prestigio profesional (derecho, empresa, bellas artes y un largo etcétera).
  • La carrera “horizontal” dentro de TU y CU levanta suspicacias.
  • Hay una queja bastante extendida de la preponderancia excesiva de la investigación sobre la docencia para la promoción.
  • No está claro el marco legal ¿la ley vigente permitirá los cambios que se proponen? ni político, ¿habrá tiempo? ¿se podrá conseguir un amplio consenso?
  • Existe un grave problema en la financiación. Los recortes son la causa de los “falsos asociados” y del mal uso de la figura del Visitante. Sin memoria económica todo será papel mojado.
  • No hay correspondencia entre la exigencia para el PDI de las universidades públicas y los requisitos de implantación y control del profesorado en las privadas.