CSIF condena las agresiones al personal de los centros sanitarios y apoya a la médica agredida el pasado domingo en Zaragoza
Hace falta un protocolo de seguridad claro, con un sistema de alerta eficaz. Después de varias agresiones graves hace dos años, el Salud dijo que tomaría medidas, pero no lo ha hecho.
01 de Julio de 2020

CSIF se concentra este miércoles ante varios centros de salud para condenar las agresiones y apoyar a Pilar Fuertes, afiliada de CSIF, agredida el domingo.

.

El año pasado se produjeron cerca de 300 agresiones a profesionales de la salud en Aragón.

Zaragoza. (01/07/2020).- CSIF condena las agresiones a profesionales de los centros sanitarios y muestra especialmente su apoyo a dos afiliadas agredidas recientemente: la médica Pilar Fuertes, agredida este pasado domingo en el Centro de Salud de Sagasta en Zaragoza, y la enfermera Gemma Redolar, que fue apuntada con una pistola el 2 de mayo en una atención domiciliaria en Burbáguena y aún está de baja por problemas de ansiedad derivados de la agresión.

CSIF ha estado presente este miércoles por la mañana en varias concentraciones convocadas a las 11.00 en la puerta de los centros de salud para protestar por las agresiones a sanitarios y pedir más protección para los trabajadores. CSIF ha apoyado a Pilar Fuertes, que este miércoles está trabajando en el centro de salud de Fernando el Católico en Zaragoza. También han acudido representantes de CSIF a la puerta del centro de salud de Sagasta, donde se produjo la última agresión este domingo.

El domingo por la tarde, cuando Pilar Fuertes atendía la consulta en el punto de atención continuada de Sagasta un hombre le sacó una navaja y le amenazó para que le diera los resultados de un paciente. La médica consiguió negociar con él y calmarlo hasta que él se marchó. La médica estaba sola en el centro con otro compañero.

Desde CSIF reclamamos más protección para los profesionales de los centros sanitarios. Cada año se producen cerca de 300 agresiones en centros de salud de Aragón, y el Salud no toma las medidas necesarias para defendernos. Hace falta un protocolo de seguridad claro, con un sistema de alerta eficaz. Después de varias agresiones graves hace dos años, el Salud dijo que tomaría medidas, pero no lo ha hecho.

Según el último Informe sobre agresiones a profesionales de la salud del año 2019, del Servicio Aragonés de Salud, en 2019 se notificaron 294 agresiones a profesionales (47 más que el año anterior). La mayoría de las víctimas son mujeres (230), de edades comprendidas entre 35 y 55 años. La mayoría de las agresiones se producen en consultas (75 el año pasado) y en urgencias (70). El personal de enfermería es el que sufre más agresiones (104 el año pasado), pero también son víctimas facultativos, TCAE, celadores y administrativos. Los agresores son mayoritariamente hombres y hay varios casos reincidentes.

Ver Galería
Ficheros Adjuntos: