El personal laboral en el Exterior inicia hoy una escalada de huelgas por la subida salarial
Septiembre Negro en la Administración de España en el exterior: La Agencia de Cooperación Internacional parará el viernes en 29 países, mientras se prepara una huelga simultánea a escala internacional
05 de Septiembre de 2017

El personal laboral de España que presta sus servicios en la Administración del Exterior (consulados, embajadas y demás organismos estatales) inicia hoy, martes 5 de septiembre, una escalada de huelgas en todo el mundo para reclamar una subida salarial digna, acorde al coste de la vida en los países donde residen.

Los paros, convocados por los sindicatos CSIF, CC.OO y UGT, comenzaron este verano en Argentina, Australia, Suecia y Canadá, y se retoman hoy en Finlandia y Nicaragua. Además, el próximo viernes 8 de septiembre, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) parará en 29 países, coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Cooperante.

Los sindicatos intensificarán las movilizaciones en diferentes países a lo largo de todo el mes de septiembre en el caso de que el Gobierno no ofrezca una respuesta a sus reivindicaciones.

CSIF, CC.OO y UGT reclaman la revisión salarial de un colectivo de unas 6.000-7.000 personas, destinadas en el extranjero, que llevan con el sueldo congelado desde 2009, y que sufren por ello graves dificultades económicas y pérdida de poder adquisitivo, como consecuencia de una inflación que oscila entre el 40 y el 50 por ciento.

Este colectivo manifiesta su preocupación y reclama el amparo de la Administración ante el incremento del coste de los productos básicos y los servicios en estos países, como la sanidad y la educación, así como la vivienda.

Esta sucesión de huelgas afectará de nuevo a Argentina, Australia, Suecia, Canadá –donde se retomarán las protestas iniciadas en julio--, a los que se sumarán previsiblemente, entre otros, Guinea Ecuatorial, Tanzania, Italia, Reino Unido, o Marruecos, así como en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea. Los sindicatos avisan de que el conflicto podría desembocar en una convocatoria simultánea de huelga a nivel internacional, lo que supondría el primer paro global de la historia.