CSI•F mantiene su exigencia de la inmediata dimisión de Gimeno
05 de Mayo de 2016

CSI·F se ha concentrado esta mañana ante las puertas de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas para exigir la dimisión de su titular, Fernando Gimeno, además de exigir al Gobierno aragonés que cumpla su compromiso de devolver la extra de 2012 en los términos que firmó con este sindicato y que, hasta el momento, está incumpliendo sistemáticamente.

Con esta acción, el sindicato mantiene su campaña de movilizaciones, que está desarrollándose en los principales centros de trabajo público aragoneses. CSI·F denuncia el incumplimiento por parte del Gobierno de Aragón del acuerdo para la devolución de la extra de 2012 a los empleados públicos de la Comunidad autónoma y el quebranto de los principios básicos de la negociación colectiva: la buena fe y la voluntad de cumplir los pactos firmados.

Considera el sindicato que el consejero ha faltado a las obligaciones derivadas del ejercicio de su cargo y, como consecuencia, no puede permanecer en él. No basta con el abono ahora de un 25% ordenado por Gimeno y que ha comenzado a ser conocido oficialmente hoy mismo en las diferentes instancias de la Administración autonómica (todavía no al Salud, por ejemplo), por lo que el sindicato mantiene su exigencia de dimisión del consejero.

Entiende CSI·F que el titular de una consejería tan relevante ha de ser un interlocutor válido en las negociaciones con los trabajadores y que un consejero que no respeta los acuerdos firmados no da la talla.

CSI·F firmó en noviembre del año pasado un acuerdo con el consejero Gimeno que, entre sus puntos principales, recogía expresamente el compromiso para la recuperación a lo largo de este año del 75% pendiente de la paga extra de diciembre de 2012, que le fue negada a los empleados públicos a golpe de decreto.

Según ese acuerdo, el primer plazo de la devolución de la extra a los empleados públicos de la Comunidad autónoma, un 50% de la misma, debería haber coincidido con el pago de la nómina del mes de marzo.

A diferencia del consejero, CSI·F cree en la negociación colectiva y respeta los pactos y acuerdos fruto de la misma. Cree en la presumible buena voluntad de las partes firmantes y en el respeto entre ambas, y respeta y se debe, ante todo, a los trabajadores a los que representa.