Fertiberia detiene la producción en algunos centros: CSIF reclama a empresarios y Gobierno que velen por el empleo
- Efectos de la subida del precio de las materias primas y recursos energéticos en el empleo
- Sidenor y Fertiberia realizan paros técnicos en algunas plantas de producción tras el fuerte incremento de los precios de la energía
15 de Octubre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, muestra su preocupación por la evolución en los precios de la energía y teme que la fuerte subida de la electricidad provoque efectos directos sobre el empleo en las grandes empresas.

Desde el sindicato, exigimos a las empresas que no repercutan los costes de la subida de las materias primas sobre las plantillas y que esta crisis no sea la excusa para realizar ajustes laborales. Por otra parte, pedimos al Gobierno que sea sensible ante esta situación y que vele por el empleo.

Así, Fertiberia -donde CSIF es sindicato representativo a nivel estatal- ha anunciado un paro técnico durante los meses de octubre y noviembre en su factoría de Palos de la Frontera (Huelva) ante el incremento de los precios energéticos. El paro técnico supone que no se lleva a cabo la producción, mientras que su personal se dedica a otros servicios de mantenimiento. Esta parada coincide con una subida alarmante del precio de gas natural, materia prima utilizada por la empresa para la fabricación de sus productos.

La planta de Fertiberia en Puertollano (Ciudad Real) se encuentra en una parada programada, teniendo prevista su puesta en marcha en los próximos días, eso sí a capacidad reducida. La empresa ya ha transmitido a los representantes de los trabajadores/as su preocupación por la fuerte subida en el precio de esta materia prima.

Además, Sidenor -en donde CSIF cuenta con representación sindical- ya ha anunciado un cierre de 20 días en su planta de Basauri (Vizcaya) por el elevado coste de la electricidad, una medida que podría extenderse a otras plantas del grupo.

Por todo ello, desde CSIF lanzamos la voz de alarma ante el impacto a corto y medio plazo de la subida de la electricidad y otros recursos energéticos sobre el empleo y las condiciones laborales de las plantillas en estas empresas.

Nos tememos que la rebaja salarial, el incumplimiento de la normativa laboral o directamente el despido, especialmente en los sectores menos cualificados, sean opciones de futuro de las empresas para mantener sus beneficios o evitar su desaparición.

Sin duda esta subida de los costes energéticos no beneficiará a las clases trabajadoras que, en el mejor de los casos, se verán obligadas a luchar por conservar sus actuales condiciones laborales. No debemos olvidar que estas compañías tienen sus ciclos productivos adaptados a sus condiciones y sectores de la manera más eficiente, con lo cual no se puede proponer a las empresas un cambio de estrategias y modelos.

Por el contrario, esta coyuntura energética provocará una subida de sus costes productivos y una reducción de su margen bruto.

CSIF, urge al Gobierno para que realice cuantas acciones estén en su mano para la bajada del precio de estos recursos, cuya subida constante afecta directamente al empleo y a la industria. Hay que tener en cuenta no solo las plantillas de los centros fabriles, sino el de: numerosas empresas auxiliares que prestan servicios, por lo que la situación sociolaboral empeoraría “en cascada”.