CSIF denuncia la improvisación y la falta de seguridad en Correos con la crisis del coronavirus
Los equipos de protección para los trabajadores han llegado con tres semanas de retraso. Es uno de los sectores con más contagiados. CSIF pide pruebas de detección del COVID-19.
09 de Abril de 2020

Zaragoza. (9/04/2020).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia que los trabajadores de Correos están padeciendo la improvisación y la falta de seguridad durante la crisis del coronavirus. Correos es uno de los sectores con más contagiados, porque sus trabajadores están en contacto directo con la población y por el retraso en el suministro de suficientes equipos de protección individual. Dos carteros han fallecido en España: en Madrid y en Cataluña.

En España, hay 785 casos positivos entre los empleados de Correos, 15 casos por cada 1.000 personas, por encima de las tasas en otros servicios esenciales como Guardia Civil (6,34 por cada mil personas) o Policía Nacional (7,17). En Aragón, según los últimos datos oficiales, ha habido 15 casos positivos (o probables, ya que no se realiza la prueba) y 117 personas han estado aisladas en cuarentena por haber estado en contacto con personas infectadas.

"En Aragón, los trabajadores de Correos solo cuentan con equipos de protección individual de manera generalizada desde el viernes de la semana pasada: guantes, mascarillas y geles hidroalcohólicos para todo el personal. Y hace poco que se han instalado mamparas de protección en las oficinas, una reclamación específica de CSIF. Algunas mamparas han llegado rotas y los propios trabajadores han tenido que repararlas. Durante tres semanas los empleados de Correos han estado trabajando sin la protección suficiente. Ha habido mucha improvisación y sigue habiendo. Los protocolos se iban cambiando conforme llegaba el material a los centros de trabajo", explican desde el sector de Correos de CSIF Aragón.

CSIF exige que se haga el test de detección rápida del COVID-19 a todos los trabajadores de Correos. Hasta ahora no se ha hecho ninguno. Además, ahora la empresa ha decidido eliminar las cuarentenas. Cuando hay un caso positivo en un centro, se desinfecta pero sus compañeros tienen que seguir trabajando. “Nos parece una imprudencia que se eliminen las cuarentenas sin saber seguro si hay más personas contagiadas. Es una decisión cuestionable. Exigimos que se realice el test a todos los empleados. La prueba es imprescindible para conocer el alcance real de la enfermedad y para detectar los casos asintomáticos. Esto permitirá proteger tanto la salud de los trabajadores como del resto de personas", señalan desde CSIF.

La empresa ha decretado la reducción de las plantillas en algunos centros para minimizar los riesgos, pero esta reducción no se está haciendo de manera equilibrada. Depende de la disponibilidad de personal en cada centro de trabajo. Hay empleados que incluso están asumiendo más trabajo porque tienen que hacer las tareas de otros compañeros.

A estas quejas por la falta de test y de protocolos claros, se suma el malestar por el aumento de trabajo. Correos informó a los trabajadores este miércoles de que a partir de la próxima semana se reanuda el turno de tarde para efectuar el reparto de notificaciones. Para CSIF esta medida implica poner a más empleados en riesgo.