CSI•F consigue su objetivo tras años de reivindicaciones: el próximo curso habrá libre elección de jornada escolar en Aragón
12 de Enero de 2016

Aparaciones en prensa:

  • Ver recortes de prensa adjuntos 12 de enero 2016

Zaragoza (11/1/2016).-CSI·F ha firmado esta mañana, en el marco de la Mesa Sectorial de Negociación de Educación, un acuerdo para la aplicación de la normativa que regulará a partir de este momento la libre elección de jornada escolar en Aragón. Así, los centros que decidan cambiar su modelo de jornada, podrán iniciar ahora el proyecto de cambio para su aplicación en el curso que viene.

Tras décadas de cerrazón por parte de la administración educativa aragonesa, que sólo tomaba en consideración el concepto equivocado de la libre elección de jornada de la FAPAR, por fin todos los esfuerzos reivindicativos -el último, la campaña informativa en los centros “CSI·F sigue dando la chapa por la libre elección de jornada”- han dado sus frutos. A lo largo del primer trimestre del curso se han celebrado sesiones negociadoras para ir dando forma a la normativa reguladora hasta llegar a unos puntos en común aceptables tanto por la administración educativa como por los sindicatos que representan a los docentes y la FAPAR.

CSI·F valora que la administración haya aceptado muchas de sus demandas y, pese a que queden aspectos por mejorar, considera que no se debía perder más tiempo y que había llegado la hora de dar un paso adelante. Sobre todo porque así lo desean la mayoría de los docentes y familias aragonesas y por el hecho de que se contempla la creación de una comisión de seguimiento encargada especialmente de pulir la normativa una vez comience a aplicarse.

Por fin, un nuevo decreto de interinos de consenso
Este nuevo talante negociador de la administración educativa también ha tenido su reflejo en otro acuerdo firmado también esta mañana, el relativo a los docentes interinos. CSI·F ha respaldado este acuerdo en un ejercicio de responsabilidad y coherencia. No en vano, este sindicato llevó a los tribunales el decreto impuesto por el Gobierno anterior sin la más mínima negociación.

La nueva redacción recupera el espíritu del decreto de 2011, avalada en este caso también por la administración y la gran mayoría de organizaciones sindicales. Pero, además, viene a mejorar desequilibrios de baremo y asume el compromiso de establecer un calendario de negociación sobre la contratación el 1 de septiembre, el pago de los meses de verano y el reconocimiento de los sexenios.

Ver Galería