Los trastornos musculoesqueléticos (TME), una de las principales causas de baja laboral
CSIF se suma a la Campaña Europea Trabajos Saludables: relajemos las cargas en la Semana de la Seguridad y Salud en el trabajo
CSIF por ti contigo por aminorar la carga
20 de Octubre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se suma un año más a la Campaña Europea 2020-2022 “Trabajos saludables: relajemos las cargasde la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA).

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son una de las dolencias de origen laboral más habituales puesto que está presente en todos los tipos de trabajo y sectores (sanitarios, sociosanitarios, administrativos, peones, transportistas, bomberos, policías, profesionales de limpieza, hostelería, construcción etc.).

Estos trastornos afectan a millones de trabajadores en toda Europa y suponen un coste de miles de millones de euros para las empresas y administraciones. Son una de las principales causas de baja laboral y jubilación anticipada en Europa.

Los TME de origen laboral son alteraciones que sufren las estructuras corporales como los músculos, articulaciones, tendones, ligamentos, nervios y huesos, causadas o agravadas fundamentalmente por el trabajo. Afectan principalmente a la espalda, cuello, hombros y extremidades superiores, aunque también pueden afectar a las inferiores.

La mayor parte de los TME son trastornos acumulativos resultantes de una exposición repetida a cargas más o menos pesadas durante un periodo de tiempo prolongado, a movimientos repetitivos, posturas inadecuadas y sedentarismo.

En la Encuesta europea de empresas sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER) de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (European Agency for Safety and Health at Work, EU-OSHA), que se hizo en 2019 revela que 3 de los 4 factores de riesgo más frecuentes en el ámbito de la seguridad de higiene en el trabajo están relacionados con los TME: movimientos repetitivos de manos y brazos, sedentarismo y elevación o desplazamiento de cargas y personas.

La Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo 6ª EWCS 2015 apunta que los trastornos musculoesqueléticos siguen siendo los problemas más habituales de salud manifestados. Así, las dolencias localizadas en cuello-hombro-brazo-mano se igualan, en frecuencia, a las dolencias de espalda (45% y 46%, respectivamente). Otros síntomas, tales como el cansancio general (45%), la cefalea o la fatiga visual (36%) y la ansiedad (17%) han visto incrementado su impacto, con prevalencias que superan sensiblemente a las de cinco años antes.

En el año 2019 se comunicaron 179.887 accidentes de trabajo en jornada con baja por sobreesfuerzo y 237.554 accidentes de trabajo en jornada con baja por dislocaciones, esguinces y distensiones.

En España según los datos del CEPROSS (Comunicación de Enfermedades Profesionales en la Seguridad Social) publicados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, el año 2019 se cerró con 23.146 partes comunicados de enfermedad profesional de Grupo 2: Enfermedades profesionales causadas por agentes físicos, lo que ha supuesto un incremento del 16,69% respecto a 2018. Las enfermedades profesionales causadas por agentes físicos suponen el 84,80% del total, ocupando los trastornos musculoesqueléticos el mayor porcentaje dentro de las mismas con el 80%.

Teletrabajo y sedentarismo

La pandemia de COVID19 dentro de las consecuencias negativas que ha incrementado y no tan notable a simple vista es el aumento de los trastornos musculo esqueléticos (TME) provocados por el teletrabajo y el sedentarismo.

En la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el trabajo 2015-2020, se marcó en su objetivo 3ª.3. el diseño e implantación de un plan de acción para la reducción de los trastornos, CSIF considera que vamos con retraso respecto al desarrollo e implantación de dicho plan, puesto que las cifras revelan como los TME siguen en aumento.

CSIF propone una batería de medidas para reducir el riesgo de TME:

  • Evaluación de riesgos valorando la participación de las personas trabajadoras y su experiencia
  • Adaptación de los puestos de trabajo a la persona a través de la ergonomía
  • Vigilancia de la salud específica
  • Campañas de promoción de la Salud en el Trabajo orientada a la prevención de los TME.
  • Promover una mejora organizativa enfatizando la rotación entre tareas y el trabajo en equipo para conseguir una organización más flexible y eficiente del trabajo.
  • Abordar los riesgos de TME y su relación con los factores psicosociales.
  • Formación e información
  • Aplicar medidas técnicas que ayuden a manipular cargas y movilización de personas.
  • Ofrecer una escuela de espalda para los profesionales que proporcionen ejercicios y estiramientos.