CSIF pide más pruebas de detección de COVID-19 a los trabajadores ante la desescalada
Aragón es una de las comunidades que menos pruebas ha hecho por cada 1.000 habitantes. CSIF reclama pruebas especialmente para los trabajadores que están más expuestos al público.
05 de Mayo de 2020

Zaragoza. (05/05/2020).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide más pruebas de detección del COVID-19 ante el inicio de la desescalada y el aumento de riesgo de contagio en la calle y en los centros de trabajo. "Ahora que cada vez más ciudadanos salen a pasear, hacer deporte y se reincorporan a sus trabajos, pedimos a la Administración que aumente el número de pruebas para garantizar su seguridad y la de toda la población. La falta de equipos de protección (EPIS) en el inicio de la crisis y el escaso número de pruebas han sido las principales reivindicaciones de CSIF", subraya el presidente de CSIF Zaragoza, Alberto Juan.

Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad la semana pasada, Aragón es una de las comunidades que menos pruebas había realizado por cada 1.000 habitantes. Según este estudio, en Aragón se habían realizado 16,85 pruebas (PCR y test rápidos) por cada 1.000 habitantes, solo por detrás de Murcia (13,80). La media española es de 28,57. Las comunidades con más pruebas realizadas por cada 1.000 habitantes son La Rioja, Castilla y León, Navarra y País Vasco.

CSIF aplaude que desde la Administración y las empresas están realizando ahora más pruebas, pero insiste en que son insuficientes. El Salud ha ofrecido, por fin, pruebas voluntarias a todo el personal sanitario. Aunque desde CSIF consideramos que deberían ser obligatorias. Nos alegramos también de que el Gobierno de Aragón ha vuelto a autorizar al Ayuntamiento de Zaragoza a realizar sus propios test, como hacía anteriormente y como había reclamado CSIF.

Además del personal sanitario, CSIF reclama pruebas de detección del coronavirus especialmente para los trabajadores más expuestos con trabajos cara al público, con contacto personal y con personas vulnerables: como trabajadores de residencias y servicios sociales, empleados de Correos, Justicia, prisiones, oficinas de la Administración, conductores de ambulancias, vigilantes de seguridad, limpieza...