Los informes de Siniestralidad Laboral de 2018 reflejan un gran aumento: más muertes, más bajas laborales y más accidentes in itínere
• CSIF considera inaceptable los resultados que reflejan las estadísticas de Siniestralidad laboral del año 2018 según los datos que se presentan en la Estadística de accidentes de trabajo facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.
• 1.333.002 personas trabajadoras han sufrido un accidente laboral en 2018, de los cuales 506 han fallecido.
05 de Marzo de 2019

CSIF considera inaceptable los resultados que reflejan las estadísticas de Siniestralidad laboral del año 2018 según los datos que se presentan en la Estadística de accidentes de trabajo facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

El número de accidentes con baja (602.316 accidentes) comparando con el año anterior aumento un + 3,2 % para accidentes en jornada, mientras que los accidentes in itínere en un + 3,3% (82.279 accidentes).

Los accidentes mortales aumentan también en un total de 506 trabajadores fallecidos, respeto del año 2017 en el que fallecieron 484, supone un 1,7% más respecto al año anterior.

El único descenso lo encontramos en los accidentes sin baja con un - 1,1%, en total suman la cifra de 730.626 accidentes.

Desde una perspectiva de género, un año más superan los hombres los accidentes de trabajo en jornada con baja con 368.917 (71%) frente a los 151.120 (29%) que han sufrido las mujeres. Para los accidentes laborales en jornada mortales destacó aún más el porcentaje, ya que han sido para hombres 480 fallecimientos (95%) y en el caso de mujeres 24 fallecimientos (5%).

Las enfermedades profesionales comunicadas durante 2018 también se han incrementado, notificándose un total de 24.231, un 15,12% más que en 2017. Sabiendo que estas no son la realidad ya que muchas bajas por enfermedad común ocultan enfermedades profesionales no reconocidas.

En el año 2018 las empresas que superaron los límites de siniestralidad fueron 244, frente a las 227 empresas detectadas a lo largo del año 2017. Dichas empresas representan el 1,94% de las empresas con alguna enfermedad profesional.

Las alertas de las 244 empresas se han producido en 306 enfermedades profesionales, por lo que existen empresas donde las alertas se han originado en más de una enfermedad profesional.

A estos datos hay que añadir el de los empleados públicos que comunican sus accidentes laborales o accidentes en acto de servicio a las mutualidades MUGEJU, ISFAS y MUFACE.

CSIF sindicato comprometido con la seguridad y salud de los trabajadores exige:

  • Total cumplimiento en la normativa de prevención de riesgos laborales, independientemente del tipo de relación laboral que tengan, ya que la precariedad y temporalidad en los puesto de trabajo supone un factor de riesgo. De lo contrario, imposición de mayores sanciones por incumplimiento.
  • Erradicar las precarias y peligrosas condiciones de trabajo a las que se exponen a diario los empleados, regenerando nuevas políticas preventivas y de empleo.
  • Mayor dotación de medios y recursos humanos para la Inspección de Trabajo y Seguridad social para conseguir el riguroso control que la situación necesita.
  • Mayor información y formación a las personas trabajadoras, utilizando una modalidad practica que facilite la integración de la cultura preventiva.
  • Realizar una vigilancia de la salud de calidad, exhaustiva y minuciosa.
  • Aprobación de nuevos protocolos de vigilancia de la salud para nuevos riesgos, y los tan olvidados los riesgos psicosociales.
  • Actualización del catálogo de enfermedades profesionales, hay patologías, agentes y actividades profesionales que tendrían hace años que estar incluidas.
  • Aprobación e implantación en todas las empresas y administraciones de protocolos de prevención e intervención sobre riesgos psicosociales como son el acoso laboral, acoso sexual y/ o violencia en el trabajo.
  • Creación de un registro global de siniestralidad laboral en el que se sumen los datos de los accidentes laborales del Sistema Delt@ y los comunicados a las mutualidades MUGEJU, ISFAS y MUFACE. Exige un sistema de notificación y registro nacional único y fiable.
  • Creación de un registro nacional de casos de acoso laboral y acoso sexual en las organizaciones.