El Ministerio de Educación aplaza la inclusión en la Seguridad Social de los alumnos en prácticas de formación profesional, tras la petición de CSIF Educación
- CSIF sigue reivindicando que se negocie este aspecto, para que en ningún caso implique trabas para la formación de nuestros alumnos ni nuevas obligaciones para nuestros docentes.
21 de Enero de 2019

El pasado 11 de enero CSIF Educación registró sendos escritos en el Ministerio de Educación y en el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, pues el actual Gobierno separó la Educación no universitaria de la superior de manera al menos controvertida por su evidente unión, solicitando mesas de negociación ante lo que podía acarrear problemas en la aplicación de la disposición adicional quinta del Real Decreto Ley de 28 de diciembre, en el que se regula la inclusión en la Seguridad Social de aquellos alumnos que realizan prácticas formativas en empresas, instituciones o entidades. Aclara además que se incluyan incluso aquellas prácticas no remuneradas, entre las que se encuentran los alumnos universitarios de titulaciones de Grado y Máster, así como alumnos de Formación Profesional de Grado Medio o Superior.

En estos documentos expresábamos nuestra preocupación por lo que esto podía acarrear: en las prácticas universitarias la subida de tasas y en las prácticas de Formación Profesional trabas de las empresas y nuevo trabajo burocrático a los centros docentes y, por ende, al profesorado que imparte las FCT. Por ello, solicitábamos que antes de la redacción de la norma que regulara este procedimiento, que en el Real Decreto Ley se temporalizaba en un plazo máximo de tres meses, se negociara con los representantes de los docentes.

El pasado 17 de enero se informa a la Conferencia de Rectores el aplazamiento de la norma, al menos hasta el comienzo del curso 2019-2020 para los alumnos universitarios, pero nada se decía de los alumnos de Formación Profesional. Sin embargo, el pasado 18 de enero en nota de prensa se informa que también se aplaza para los alumnos de los Ciclos Formativos.

Para CSIF es una buena noticia, pero solo por lo que implica para este curso, pues el problema sigue latente para las enseñanzas de Formación Profesional y debe ser tratado con celeridad, teniendo en cuenta dos principios básicos para la continuación de estas enseñanzas tan importantes y por las que no se apuesta con la fuerza que se necesita: no puede significar trabas para que las empresas, en muchos casos pequeñas y con pocos recursos, acepten estos convenios para la admisión de este alumnado y no puede delegarse el trabajo a los docentes ni a los centros docentes, pues ya bastante trabajo burocrático tienen.

Por tanto, reiteramos nuestra felicitación por la sensibilidad del Ministerio de Educación y Formación Profesional de atender esta demanda y asegurar y certidumbre para finalizar este curso y demandamos de nuevo la necesidad de abordar una negociación que fije unas normas claras, precisas y prácticas para que la FCT sea una garantía y una realidad, a partir del buen trabajo de nuestros profesionales de la enseñanza de Formación Profesional, como lo es hasta ahora.

CSIF EDUCACIÓN