Los opositores de secundaria se movilizan por el alto número de suspensos y el tipo de examen
Los aprobados en la primera prueba no llegan al 25% y al menos cinco especialidades no cubrirán todas sus plazas.Un centenar de docentes se reunieron este lunes en el instituto Miguel Servet para plantear acciones de protesta este mes.
17 de Julio de 2018

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2018/07/17/los-sindicatos-piden-c...

P. F. /S. C.17/07/2018 a las 05:00

El malestar generado por el alto número de suspensos en las últimas oposiciones de ESO y Formación Profesional, celebradas el pasado 23 de junio, se dejará sentir en la calle. Un centenar de docentes afectados se reunieron este lunes en el instituto Miguel Servet de Zaragoza para valorar la situación y plantear protestas este mismo mes. Solo una cuarta parte de las personas que se presentaron a la primera prueba (6.000 aspirantes, el 61% de los inscritos inicialmente) aprobaron y en algunas especialidades este porcentaje es inferior al 15%.

Más allá de las notas, este colectivo, denominado Plataforma de Interinos Aragonesa (PIA) y que en redes sociales reúne a más de 700 personas, cuestiona el actual modelo de examen. "Es un sistema de oposiciones eliminatorio y decimonónico que no juzga la capacidad docente de quien se presenta y prima los conocimientos memorísticos sobre la experiencia y la antigüedad de personas que llevan hasta 15 años dando clases", criticó el portavoz de este colectivo, Sergio Sánchez.

Asimismo, denunció que se encuentran en una situación de "indefensión e impotencia", ya que tras pedir la revisión de los exámenes todavía no han salido las listas definitivas y no tienen la posibilidad de "ver el ejercicio ni los criterios de corrección, porque no son comunes, sino que cada tribunal establece los suyos".

Las acciones en la calle se aprovecharán para dar a conocer la realidad de un colectivo que tiene una interinidad que ronda el 30% de la plantilla. "Hay institutos de localidades en los que casi la mitad de los profesores somos interinos y cada curso cambia la mitad de la plantilla", dijo Sánchez.

Ya quedan plazas vacantes

Más de 1.200 opositores están pendientes de la segunda prueba de la oposición de Secundaria, que se celebra esta semana y cuyos resultados se conocerán en unos pocos días. Estos opositores son lo que pasaron la primera prueba, el examen teórico y práctico del pasado 23 de junio y que ha recibido numerosas críticas por parte de los afectados y de los sindicatos. A estos aspirantes les queda presentar su programación didáctica.

Tanto en Aragón como en otras comunidades autónomas el número de suspensos en la primera prueba ha sido muy alto. Los sindicatos denuncian la "excesiva dureza" y "la falta de transparencia" del proceso.

Además, al menos cinco especialidades no cubrirán todas sus plazas porque el número de aprobados en el primer examen es inferior a los puestos ofertados. Sin conocer aún los resultados de la segunda prueba (presentación de la programación y de una unidad didáctica), cinco especialidades dejarán plazas desiertas: Matemáticas (14 plazas sin cubrir), Administración de empresas (3), Informática (3), Mecanizado y mantenimiento de máquinas (4) y Sistemas y aplicaciones informáticas (3). El número de especialidades con plazas desiertas podría aumentar, ya que en varias el número de aprobados en la primera prueba y el de plazas ofertadas es muy parecido. Como en Cocina y Pastelería (11 aprobados para 11 plazas) o en Hostelería y turismo (8 aspirantes para 6 plazas).

Criterios de calificación

"El número de suspensos es excesivamente alto. Tenemos la sensación de que se busca que pase poca gente a la segunda fase. Algo falla. Los opositores nos dicen que las pruebas prácticas eran muy difíciles y muchos se quejan de la nota que han recibido en el teórico. Los opositores no pueden ver su examen ni conocen los criterios de calificación", afirmó Alfonso Zafra, representante de CSIF, sindicato con mayor representación.

Los sindicatos también critican el modelo de examen (pedían que no fueran pruebas eliminatorias) y la dureza en la corrección. "Es un sistema injusto y obsoleto que tiene que mejorar. Vamos a proponer cambios para futuras oposiciones. Los tribunales no son culpables, es la Administración la que tiene que cambiar cosas. Proponemos que se publiquen previamente los criterios detallados de calificación, que los opositores puedan ver sus exámenes, que se adelanten las fechas, que la primera prueba sea tipo test", señaló Alfonso Zafra algunos de los puntos.

Esta convocatoria histórica (763 plazas de Secundaria y FP) ha tenido más motivos de polémica. CGT, CC.OO. y otros sindicatos denunciaron irregularidades en algunas pruebas, como Dibujo, Inglés y Lengua Castellana. Y los opositores han criticado la incomodidad y los gastos de desplazamiento a Huesca y a Teruel.

DGA: Una cifra de aprobados "normal"

Desde la DGA no valoran aún posibles cambios en próximas oposiciones (en 2019 habrá de maestros). "Este proceso está aún abierto y se tiene que evaluar cómo ha ido". Y no consideran significativo que queden plazas desiertas por el bajo número de aprobados. "Solo hay un 3% de plazas sin cubrir porque no ha habido aprobados. Y se cubrirán con los siguientes en la lista. Es una cifra totalmente normal en los procesos selectivos de todo tipo", apuntan.

La DGA sí publicó este año unos criterios de evaluación generales que los sindicatos consideran "insuficientes". Algunas de las cosas que se regularon son los colores de los bolígrafos, el uso de relojes inteligentes, calculadoras y otros materiales. Cada tribunal podía, además, comunicar criterios específicos de su prueba. Los sindicatos consideran que se debería detallar más qué puntúa en cada prueba para que la corrección sea "lo más objetiva posible".