CSIF exige al Ministerio de Educación que rectifique y convoque oposiciones sin pruebas eliminatorias
El sindicato se concentrará ante la Delegación del Gobierno el próximo martes, 16 de enero para reivindicar unas pruebas justas.
11 de Enero de 2018

Zaragoza (11/1/2018).- Fueron miles los docentes que, en las últimas oposiciones, manifestaron sus quejas y reclamaciones en el proceso de concurso-oposición para el acceso a la función pública docente. El sindicato cree que esto se volverá a repetir en Aragón y en el resto de comunidades autónomas si el Ministerio y el Departamento de Educación no actúan de manera consecuente.

Según CSIF, el proceso de concurso-oposición no es un proceso justo ni transparente ni equitativo, lo que provoca unos conflictos enormes al colectivo docente.

Para empezar, esta organización sindical reivindica que las pruebas no sean eliminatorias, con el fin de que los docentes puedan demostrar también su capacidad pedagógico-didáctica; es decir, el cómo se desenvuelven en el aula, que es igual de importante que conocer los contenidos teórico-prácticos de su materia y, por lo tanto, tendrían que permitir que promediasen ambas partes.

Hay que recordar que son miles los docentes interinos que están trabajando mediante una bolsa extraordinaria -sin oposición- y que demuestran con creces que están totalmente capacitados y cuentan con las titulaciones universitarias que se les exige.

De la misma forma, CSIF cree que la pretensión de aumentar los temarios carece de justificación mientras siga existiendo sólo el epígrafe de los mismos, que en no pocas ocasiones se divide en 2 ó 3 partes para duplicarlos o triplicarlos sin un objetivo convincente.

Además, en una prueba en la que únicamente se desarrolla un tema, no deja de ser un sinsentido. De ahí que este sindicato también apueste por una primera prueba tipo test en la que se pueda demostrar el conocimiento de todos los temas, no sólo de uno, con la que se eviten subjetividades en el proceso de calificación y disminuya el factor suerte.

Otra de las reivindicaciones de CSIF es la actualización del baremo de méritos. Un ejemplo que avala esta necesidad es que sigan sin valer, en el año 2018, el título de idioma B2 o C1 de Cambridge o Trinity equivalentes en el Marco Común Europeo, y sólo puntúe la Escuela Oficial de Idiomas.

Y finalmente, este sindicato no entiende cómo las lenguas vernáculas de comunidades como Valencia, Cataluña, País Vasco, Galicia o Navarra sigan siendo requisito discriminatorio para el resto de los docentes. Y para más inri, precisamente en estas comunidades no existe coordinación autonómica a la hora de convocar cuerpos y especialidades con el resto del territorio de España, de tal manera que, por ejemplo, los docentes valencianos se presentan en su comunidad y en la nuestra, pero no al revés.

CSIF exige que el Ministerio rectifique y se negocie una transformación profunda del Real Decreto de Acceso a la Función Pública Docente, empezando por establecer pruebas no eliminatorias.

Ver aparición en prensa: