CSI·F solicita la urgente convocatoria de la Comisión de Seguimiento por los cambios a peor introducidos por la Administración sin negociar
11 de Marzo de 2016
CSIF Libre jornada escolar Aragón

Ver apariciones en los medios:

Acuerdo de “Proyectos educativos sobre tiempos escolares”

Zaragoza (4/3/2016).- La nueva Orden por la que se regula la implantación de proyectos educativos de organización de tiempos escolares, cambió sustancialmente al borrador que CSIF, junto a otros sindicatos, acordó con la Administración educativa. Algunos de estos cambios la transforman en una normativa más rígida y difícilmente asumible para muchos centros escolares aragoneses, por lo que CSIF ha solicitado a la Administración educativa la urgente convocatoria de la Comisión de Seguimiento prevista en el acuerdo.

Hasta el momento, ni la consejera de Educación, Mayte Pérez, ni el secretario general técnico, Felipe Faci, han dado explicaciones a las organizaciones firmantes del acuerdo de la introducción de estos cambios, que en absoluto cuentan con nuestra aprobación.

Algunas de estas novedades son la necesidad de que voten los dos miembros de la unidad familiar. No valdrá sólo con un voto por familia, sino que tendrán que acudir a votar padre y madre. Algo que hará imposible, en muchos centros, que salgan adelante los nuevos proyectos de organización por la realidad aplastante de que en los colegios la implicación y participación familiar la protagoniza, en el mejor de los casos, un solo miembro por familia.

A esto hay que sumar la difícil tarea de obtener al menos el 55% del censo total de votos, en vez del 55% de los votos participantes. Esto significa que, quien no acuda a votar, votará indirectamente NO al nuevo proyecto de organización e innovación escolar.

Otra novedad incluida y que tampoco se ha consultado a las organizaciones firmantes del acuerdo es que se establece una carencia de dos años. Es decir, si un colegio inicia el proceso y el proyecto no es aprobado o no llega a ese 55% del censo total de cada uno de los padres y de las madres, de todos los alumnos matriculados de primero de Infantil a quinto de Primaria, no podrá volver a plantear el cambio hasta dos años después. Esta medida se podría llegar a entender siempre que las votaciones fueran democráticas y los resultados se estableciesen en función de los participantes y no del censo total.

Por lo tanto, sólo estas dos novedades, hacen un combinado que convertirá la normativa en "papel mojado" para muchos centros aragoneses.

Pese a ello, CSIF cree que esta norma permitirá que, al menos determinados centros, puedan presentar y sacar adelante sus proyectos este mismo curso, lo que seguro que anima y favorece que otros muchos lo hagan en un futuro cercano, expandiéndose del mismo modo que se ha hecho en otras comunidades autónomas; sin prisa, pero sin pausa.

En opinión de CSIF, la Administración tiene que flexibilizar la normativa en todos aquellos puntos que generan discriminaciones entre unos centros y otros. Si un proyecto no sale en un centro, debe ser porque la mayoría de miembros de la comunidad educativa así lo quieren. No puede ser que exista una amplia mayoría que desee el cambio y la norma se lo impida por su excesiva e injustificada rigidez.

Ver noticias: