CSIF RECLAMA AL AYTO. DE CALATAYUD QUE TRASLADE A LA POLICÍA LOCAL A SU NUEVO CUARTEL, CERRADO Y SIN ESTRENAR
El alcalde prometió que el cambio de local se haría el 1 y 2 de enero,
pero el traslado no se ha producido y no tiene fecha prevista.
El viejo cuartel no reúne condiciones para los trabajadores ni para atender a la población.
26 de Enero de 2021

Calatayud tiene un nuevo cuartel de la Policía Local, pero permanece cerrado y sin estrenar, mientras los policías trabajan hacinados en un local que no reúne las condiciones necesarias. CSIF reclama al Ayuntamiento de Calatayud que lleve a cabo el traslado cuanto antes, como prometió el alcalde. El cambio de cuartel es necesario por la salud de los trabajadores y de los ciudadanos a los que se presta servicio.

El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, realizó una visita a las nuevas instalaciones el pasado 4 de diciembre y prometió que el traslado se haría entre los días 1 y 2 de enero. Pero el traslado no se ha producido y no tenemos información de cuándo se llevará a cabo. “Desde el Ayuntamiento solo nos ponen excusas. Primero nos dijeron que había que colocar los adornos navideños, luego que las condiciones meteorológicas no lo permitían, ahora que no hay personal disponible. Nos parece una situación de dejadez. El local nuevo está amueblado y equipado, solo falta trasladar la documentación, el armero y los efectos personales”, explican delegados de CSIF en la Policía Local.

La Policía Local de Calatayud trabaja ahora en un local en los bajos de la Casa Consistorial, en la plaza Joaquín Costa. Es un local de unos 80 o 90 metros cuadrados donde trabajan 30 agentes. El nuevo cuartel está ubicado cerca, en un local municipal de unos 300 metros cuadrados en la calle Fernández Ardavín, que ha sido acondicionado con una inversión de 29.000 euros de la Diputación de Zaragoza.

“Calatayud es una de las localidades aragonesas más afectadas por la COVID. Trabajar en un local que reúna buenas condiciones es fundamental para la salud y la seguridad de los trabajadores y los ciudadanos. Es incomprensible que el nuevo cuartel permanezca cerrado y nosotros sigamos atendiendo al público en una sala de poco más de 30 metros cuadrados con mala ventilación”, señalan desde CSIF.

Heraldo de Aragón del 27 de enero de 2021