SE CUMPLE UN MES DESDE EL INICIO DEL ESTADO DE ALARMA
14 de Abril de 2020

El pasado 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia internacional, la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19. Tres días después para hacer frente a esta situación excepcional, el Gobierno de España declaró el estado de alarma en todo el territorio nacional, situación regulada en el artículo 116 de nuestra Constitución ante crisis sanitarias de especial gravedad y gran magnitud como la que asistimos desde hace muchas semanas.

CSIF ofreció su colaboración al Gobierno para empezar a diseñar un plan extraordinario en las administraciones públicas y hacer frente a esta emergencia nacional, las cuales, no olvidemos nunca, que han sido maltratadas por años de recortes en los servicios y prestaciones, afectando al Estado del Bienestar.

Uno de los pilares fundamentales del mismo como es el Sistema sanitario, ha dejado bien patente todos estos recortes sufridos de años atrás. Este ofrecimiento de colaboración no escondía nuestras diferencias con el Ejecutivo sobre la gestión de la crisis. En primer lugar, nos debemos a las demandas de las personas trabajadoras de este país, denunciando situaciones cuando la gravedad de las mismas lo ha requerido y pidiendo responsabilidades donde correspondiera.

Respecto a nuestro ámbito Local como es el Ayuntamiento de Zaragoza, la Sección Sindical de CSIF también se ofreció a colaborar con el Gobierno municipal desde el primer momento, señalando y aportando soluciones dentro de aquellos Servicios que así lo requerían tras la confusión inicial en algunos de ellos, preservando siempre la seguridad de la plantilla municipal e intentando minimizar la exposición al riesgo, ante la falta inicial de medios de protección, epi’s, mascarillas, geles desinfectantes o queriendo mejorar la distribución de efectivos en algunos centros de trabajo.

Bajo el amparo de la situación en la que nos encontramos, nos hemos mostrado “comprensivos” con algunas decisiones municipales, como la de posponer la subida del 2% de las retribuciones que se tendría que haber hecho en la nómina de marzo, si se hubiera pagado en enero como establecía en el RDL 2/2020 no nos encontraríamos con esta demora “sine die”; así como con los sucesivos Decretos de las diferentes Concejalías contradictorios al respecto del Permiso Retribuido Recuperable sin que a día de hoy sepamos si se va a aplicar y cómo.

Sobre este asunto y veremos cómo se resuelve, CSIF considera que el Decreto de la Concejalía Delegada de Personal de 1 de abril sobre este Permiso Recuperable aún vigente, es de dudosa aplicación en las Entidades Locales como declaró el Ministerio de Función Pública. Además, contradice la consideración de “TRABAJO NO PRESENCIAL” que estableció el propio Decreto de la Concejalía de Presidencia, Hacienda e Interior de 16 de marzo, en cumplimiento del RDL de declaración del estado de alarma.

Como ejemplo, tiene difícil explicación que parte de la plantilla que en principio fue servicio esencial pasara a no serlo durante el periodo de permiso retribuido y ahora retorne a su designación inicial.

Cuando retomemos la normalidad, veremos las decisiones que toma el Gobierno de España respecto a los derechos de los empleados públicos, nos opondremos frontalmente si de ellas deriva una merma en los mismos, puesto que bajo el paraguas de la crisis sufrimos disminuciones salariales, perdida de vacaciones o asuntos particulares, devolución de horas, etc... pero avisamos que CSIF NO admitirá que el Gobierno Municipal pretenda aplicar por adelantado ninguna medida.

Esperemos que el Gobierno PP-Ciudadanos no confunda la comprensión y solidaridad que CSIF está teniendo en estos momentos tan duros, con un cheque en blanco para las futuras decisiones de nuestros responsables municipales.